Inicio

La primera ministra de Noruega aboga por el aprendizaje a lo largo de toda la vida

4 Marzo 2019

El aprendizaje a lo largo de toda la vida es un derecho y no un privilegio, ha declarado la primera ministra noruega Erna Solberg a los delegados en una conferencia internacional clave celebrada esta semana.

En su intervención en la Cumbre del Consejo Internacional de Educación Abierta y a Distancia (ICDE por sus siglas en inglés) que ha tenido lugar en Lillehammer, ha planteado una visión ambiciosa del aprendizaje a lo largo de toda la vida, basada en la noción del aprendizaje a lo largo de toda la vida como un derecho humano. Ha señalado que se necesitan soluciones flexibles de aprendizaje para facilitar el aprendizaje a lo largo de toda la vida y que esto es esencial para el desarrollo de sociedades inclusivas y sostenibles.

«No podemos aceptar que la gente se vuelva obsoleta», ha explicado la Sra. Solberg. «La educación continua es importante en tiempos de grandes cambios en nuestra forma de trabajar. La digitalización en la sociedad ha hecho que muchas personas hayan cambiado de trabajo e incluso de carrera. Tanto para mantener la ventaja competitiva como para evitar que alguien quede excluido de la vida laboral, es importante que el aprendizaje a lo largo de toda la vida funcione bien».

Noruega es uno de los países líderes en la aplicación de la Agenda de la Educación 2030, y desde hace mucho tiempo apoya la labor de la UNESCO y del UIL en materia de aprendizaje a lo largo de toda la vida.

«El apoyo brindado por Noruega para la consecución de esta agenda es sumamente importante y es uno de los pilares de la labor del UIL», ha afirmado el director del UIL, David Atchoarena, quien también fue uno de los ponentes principales en el evento. «Resulta alentador, por tanto, ver que la primera ministra presente una visión tan audaz y a tan largo plazo del aprendizaje a lo largo de toda la vida en su país».

«Como he indicado en mi presentación, el aprendizaje a lo largo de toda la vida es una herramienta no solo para garantizar la educación para todos, sino también para acabar con el hambre, establecer la igualdad de género y alcanzar los demás Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pero, por supuesto, nada de esto será posible sin el apoyo político de alto nivel de los Estados miembros, y en este sentido, me complace que Noruega vuelva a tomar la iniciativa».