Inicio

Programa de Educación Infantil y Familiar (FACE), Estados Unidos de América

  • Date published:
    15 Enero 2013

Sinopsis del programa

Nombre del programa The Family and Child Education Programme (FACE) (Programa de Educación Infantil y Familiar)
Organización que ejecuta el programa Bureau of Indian Education (BIE), National Centre for Family Literacy (NCFL) y Parents as Teachers National Centre (PATNC)
Idioma de impartición Inglés, navajo y otros idiomas de los indios americanos
Fecha de inicio 1992 -

Sinopsis

La Bureau of Indian Education (BIE) puso en marcha en 1990 el Programa de Educación Infantil y Familiar (FACE) para la implicación parental y la educación de la primera infancia, en colaboración con el National Centre for Family Literacy (NCFL) y el Parents as Teachers National Centre (PATNC). Desde entonces, el programa se ha ejecutado en 54 escuelas financiadas por la BIE y ha ayudado a más de 10.000 familias nativas americanas desde preescolar hasta el tercer curso de primaria, proporcionándoles educación para adultos, educación de la primera infancia y educación parental. Los servicios se prestan en el hogar o en centros educativos e integran culturas e idiomas nativos/indígenas. Se ha dado prioridad al grado de preparación para la escuela y a la reducción de la brecha del rendimiento educativo; para ello, los recursos, el apoyo y la educación facilitados han sido respetuosos con las particularidades culturales. El desarrollo profesional continuado y la asistencia técnica proporcionada por los tres or ganismos que ejecutan el programa son elementos fundamentales del FACE.

Contexto y antecedentes

La encuesta nacional sobre alfabetización de adultos de 2003 puso de manifiesto que casi el 14% de los adultos de los Estados Unidos tenía una capacidad muy básica para comprender textos sencillos (capacidad para buscar, asimilar y utilizar información de folletos y manuales de instrucciones), y casi el 12% tenía una capacidad muy básica para comprender documentos (capacidad para buscar, asimilar y utilizar información de solicitudes de empleo, nóminas o mapas). Distintos estudios han mostrado que la tasa de abandono escolar de los nativos americanos casi duplica la media nacional y es la tasa más alta de todos los grupos étnicos. Según cálculos del Centro Nacional de Estadísticas Educativas (IES), la tasa nacional de abandono escolar en 2008 fue del 8% y entre los nativos americanos, del 14,6%. De los 300 millones de graduados universitarios de 2008, solo el 3,5% de las diplomaturas y el 4,6% de las licenciaturas correspondieron a nativos americanos. El 35% de los nativos americanos había terminado la educación secundaria, pero no había seguido estudiando, y casi el 23% había abandonado antes de completar los estudios secundarios. Asimismo, en repetidas ocasiones se ha registrado una tasa de desempleo de los nativos americanos superior a la tasa de la población general; en 2003, los cálculos del Centro Nacional de Estadísticas Educativas indicaron que la tasa de los nativos americanos era del 15%, 9 puntos porcentuales por encima de la tasa de la población general. Las investigaciones señalan que los niños cuyos progenitores, en especial las madres, no han concluido la educación secundaria son más propensos a carecer de preparación para la escuela (por ejemplo, contar hasta 10, reconocer formas básicas o reconocer las letras). Este mismo indicador se aplica también a los niños nativos americanos, cuyos resultados en las pruebas de aptitud académica Stanford (SAT) (prueba estándar que mide la capacidad en lectura, matemáticas y ciencias, realizada en todo el país desde la escuela infantil hasta la secundaria), están muy por debajo de la media nacional. Además, los recursos relacionados con la alfabetización, como los libros infantiles, y la interacción paterno-filial en materia de alfabetización (predictores significativos de buenos resultados escolares) entre las familias nativas americanas no están al nivel de la media nacional. El programa tiene por objetivo romper ese ciclo intergeneracional de alfabetización escasa a través de sus iniciativas desarrolladas en el hogar y en centros educativos.

Programa de Educación Infantil y Familiar

Image

En 1990, la Bureau of Indian Education puso en marcha un programa piloto sobre implicación parental y educación de la primera infancia basado en tres modelos distintos de educación familiar y de la primera infancia, a saber, el modelo del National Centre for Family Literacy (NCFL), el modelo de la organización Parents as Teachers (PAT), y los planes de estudios de educación preescolar y primaria de la organización HighScope (que abarcan desde el jardín de infancia hasta tercer curso de primaria). El programa se desarrolló en cinco centros, donde se aplicaron los tres modelos, y en un sexto centro, denominado la «iniciativa singular», se usó solo el modelo de HighScope. En 1992, el proyecto piloto pasó a llamarse Programa de Educación Infantil y Familiar. Debido a los buenos resultados conseguidos en los primeros años, en la actualidad hay 48 programas en curso en 11 estados, principalmente en las reservas de Arizona y Nuevo México (tierras gestionadas por las tribus de indios americanos bajo la jurisdicción de los concejos tribales, y no del gobierno local o federal). El programa presta asistencia a familias de indios americanos en cuestiones de educación parental, infantil y de adultos, a través de las iniciativas desarrolladas en el hogar o en centros educativos.

Finalidad y objetivos

Los objetivos generales del programa son los siguientes:

  • Apoyar a los progenitores/cuidadores para que ejerzan como los primeros maestros, y los más influyentes, de sus hijos.
  • Reforzar la vinculación comunidad-escuela-familia.
  • Aumentar la participación parental en el aprendizaje de sus hijos y las expectativas de logros académicos.
  • Apoyar y celebrar la diversidad cultural y lingüística propia de cada comunidad nativa americana donde se aplica el programa.
  • Promover el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Ejecución del programa: enfoque y metodología

Participantes en el programa

Pueden cursar una solicitud para participar en el programa todas las comunidades nativas americanas que tengan escuelas primarias financiadas por la BIE y que puedan y quieran aplicar todos los componentes del programa, conforme a los requisitos del mismo. Los participantes del programa son progenitores o cuidadores nativos americanos que tienen hijos con edades comprendidas entre los 0 y los 5 años (en ocasiones, hasta el tercer curso de primaria). Muchos de los participantes se enfrentan a distintas dificultades socioeconómicas, como el desempleo, un bajo nivel de educación formal y dependencia de la ayuda financiera federal, tribal o estatal.

Servicios en el hogar

La organización participante Parents as Teachers National Centre proporciona formación y asistencia técnica a los progenitores educadores (principalmente nativos americanos) para que presten los servicios en el hogar previstos en el programa a las familias con hijos entre 0 y 3 años, y en ocasiones familias con hijos entre 3 y 5 años. Los servicios en el hogar se suministran a través de visitas personales, el círculo familiar del programa y la red de recursos y seguimiento, con el objetivo principal de apoyar a los progenitores para que ejerzan como los primeros maestros, y los más influyentes, de sus hijos. Las visitas personales, de una hora de duración, tienen lugar una vez a la semana o en semanas alternas. El plan de estudios «Nacido para Aprender», basado en la investigación (que se fundamenta en principios del desarrollo infantil, incluido el desarrollo motor, del lenguaje, intelectual y socioemocional), se utiliza para ayudar a los progenitores a desarrollar habilidades parentales efectivas, ya que les proporciona experiencias de aprendizaje culturalmente relevantes que contribuyen a los intereses y el desarrollo de sus hijos, así como para implicar a los progenitores en interacciones apropiadas desde el punto de vista del desarrollo de los hijos. El seguimiento y las consultas son elementos esenciales de las visitas personales. El círculo familiar del programa se reúne una vez al mes; está diseñado para cubrir las necesidades de las familias participantes y en él se abordan cuestiones relacionadas con el desarrollo infantil y las habilidades parentales y se ofrece apoyo social a las familias. Los progenitores educadores elaboran un directorio de recursos, que actualizan todos los años, y sirve para que las familias tengan acceso a los recursos comunitarios necesarios; el directorio también facilita recursos complementarios y divulgativos, en caso necesario.

Servicios en centros educativos

Image

La organización participante National Centre for Family Literacy (NCFL) proporciona formación y asistencia técnica a los educadores de adultos y de preescolar, en su mayoría nativos americanos, para que ofrezcan servicios en centros educativos a familias con hijos entre 3 y 5 años. Los servicios prestados en centros educativos incluyen: educación de adultos, educación en la primera infancia, tiempo para los progenitores y tiempo paternofilial compartido. En las escuelas primarias financiadas por la BIE se destina un aula a la educación de la primera infancia (20 niños de entre 3 y 5 años) y otra a la educación de adultos (15 adultos). El componente de la educación de adultos (2,5 horas a la semana) tiene por objetivo mejorar la empleabilidad, el nivel académico y las competencias parentales de los progenitores, y para ello se aplica la iniciativa denominada Equipped for the Future Framework and Standards (EFF). Las normas EFF definen los conocimientos y habilidades (comunicación, toma de decisiones, aprendizaje a lo largo de toda la vida y habilidades interpersonales) que necesitan los adultos para desempeñar sus funciones como progenitores, miembros de la familia, ciudadanos, miembros de la comunidad y trabajadores. El componente de la educación de la primera infancia (3,5 horas diarias) aplica el enfoque de la organización HighScope y pone el acento en el desarrollo de la lectoescritura y en la implicación de los niños en su propio aprendizaje. Las principales ocho áreas de contenido son: métodos de aprendizaje; desarrollo social y emocional; salud y desarrollo físico; lenguaje, lectoescritura y comunicación; matemáticas; creatividad artística; ciencia y tecnología, y estudios sociales. Las normas aplicables a las matemáticas (nombres de los números, percepción del espacio, símbolos, formas, medidas, contar, patrones, relaciones parte-todo y análisis de datos) y las normas relativas al lenguaje y la lectoescritura (comprensión, vocabulario, reconocimiento fonético, conocimiento del alfabeto y conceptos básicos sobre la palabra escrita) se aplican para asegurarse de que los niños tengan una transición sin contratiempos de la etapa preescolar al jardín de infancia. Durante el tiempo para los progenitores (1 hora diaria), se reúnen para hablar de temas importantes para la familia en un entorno favorable, así como para obtener información sobre distintas cuestiones relacionadas con la crianza de los hijos. Se facilita a los progenitores y a sus hijos oportunidades para involucrarse en actividades paternofiliales dirigidas por los niños durante el tiempo dedicado a ese componente del proyecto (1 hora diaria), con el apoyo y la orientación del personal del Programa de Educación Infantil y Familiar.

Servicios en la escuela primaria

Los servicios en la escuela primaria son fruto de la colaboración entre el personal del Programa de Educación Infantil y Familiar y de la escuela primaria. Aunque el programa se dirige principalmente a niños de preescolar y sus progenitores, está previsto que los padres con hijos en primaria participen en la educación de adultos impartida en los centros educativos, así como en las iniciativas de tiempo para los progenitores y tiempo paternofilial compartido que tienen lugar en las instalaciones del FACE. Se utiliza la financiación de los centros para facilitar el desarrollo profesional necesario para cubrir las necesidades del programa educativo de primaria.

Otras iniciativas

  1. Día de planificación en equipo: además de los cuatro días en que se ofrecen servicios directos a las familias, un día a la semana se dedica a las reuniones de planificación, divulgación, mantenimiento de registros, desarrollo profesional o prestación de servicios atrasados.
  2. Proyecto RealeBooks: en 2006, las familias que participaban en el programa aprendieron a elaborar sus propios RealeBooks usando el software RealeWriter. Se redactan cuatro libros al mes y se distribuyen a todas las familias y jardines de infancia que participan en el programa; también se cuelgan en una biblioteca en línea y están disponibles para que el personal del programa los pueda descargar.
  3. Proyecto «Potenciación de los Lectores Adultos»: con esta iniciativa, puesta en marcha en 2008, se espera que los profesores de educación de adultos realicen valoraciones diagnósticas de la capacidad lectora y apliquen una estrategia de formación individualizada en lectura para las clases de alfabetización de adultos.
  4. SpecialQuest Birth-5: en 2009, el personal del Programa de Educación Infantil y Familiar recibió información sobre los recursos y estrategias pertinentes para coordinarse con los asociados estatales y de la comunidad local y proporcionar servicios de alta calidad a los niños con necesidades especiales, con el fin de garantizar la inclusión de los niños con discapacidades y sus familias.
  5. Leer juntos: alcanzar un sueño: iniciado en 2007, el propósito de este proyecto es consolidar las estrategias de lectura de diálogos empleadas por los docentes y los progenitores del programa. En primer lugar, se forma a los maestros, que posteriormente capacitan a los progenitores durante sesiones de formación especiales. Durante el tiempo paternofilial compartido, los progenitores tienen la posibilidad de practicar con sus hijos las nuevas estrategias aprendidas.
  6. Apoyo a las transiciones familiares: desde 2009, se han elaborado y proporcionado recursos al personal del programa que incluyen sugerencias y herramientas para ayudar a que se produzca una transición sin contratiempos de la etapa preescolar al jardín de infancia y a la escuela primaria, en el caso de los niños, así como de la educación de adultos a los centros de trabajo, en el caso de los adultos.
  7. Trabajo en equipo del personal del programa: para mejorar el trabajo en equipo entre los miembros de los distintos componentes del programa, la BIE distribuye un boletín mensual y otro trimestral con actividades para realizar en equipo. Además proporciona ayuda en cada centro desde 2007.

Personal del programa y desarrollo profesional

Los equipos del Programa de Educación Infantil y Familiar suelen estar formados por cinco o seis personas: un coordinador, un docente de educación de adultos, un maestro de educación de la primera infancia y dos progenitores educadores. De conformidad con la Ley «No Child Left Behind» (que ningún niño quede rezagado) (que entró en vigor en 2002 con el objetivo de conseguir mejores resultados educativos, escuelas públicas más dinámicas y un personal docente mejor preparado en todo el país):

  1. El coordinador debe ser el director o el administrador de escuela, el maestro de educación de la primera infancia o de educación de adultos.
  2. Los progenitores educadores que prestan servicios en el hogar y los coeducadores de la educación de la primera infancia que prestan servicios en los centros educativos deben tener un grado universitario tipo AA (un certificado universitario que se obtiene tras dos años de estudio), haber cursado 60 créditos de educación superior, o tener una certificación estatal de estudios paraprofesionales.
  3. Los docentes de educación de adultos y de educación de la primera infancia de centros educativos deben tener la titulación necesaria y estar certificados por el estado.

Estas cualificaciones no suelen figurar en lugar visible en las escuelas y las comunidades donde se aplica el programa; por ello, el National Centre for Family Literacy y el Parents as Teachers National Center facilitan asistencia técnica y desarrollo profesional de alta calidad, a través de la BIE, para mejorar el conocimiento, las habilidades y la empleabilidad del personal correspondiente. Es obligatoria la asistencia de todo el personal del programa a las sesiones nacionales de desarrollo profesional avanzado y de asistencia técnica, que tienen por objetivo ayudar al personal a integrar todos los componentes del programa y, así, mantener la sostenibilidad. Las sesiones incluyen formación sobre cómo aprovechar los componentes del programa ya existentes, o sobre la puesta en marcha de nuevas iniciativas. Entre el 25 y el 33% del personal del programa a partir de 2003 se compone de antiguos participantes en el FACE.

Seguimiento y evaluación

Cuando se empezó a aplicar el FACE, se contrató a la empresa Research and Training Associates, Inc. (RTA) para realizar un estudio del programa y que actuase como evaluador externo. La evaluación ha servido para: a) garantizar una mejora continua de la aplicación del programa (en términos generales y en lugares concretos), y b) obtener información sobre el impacto del programa. La BIE, la empresa RTA y las organizaciones participantes NCFL y PATNC colaboran en el diseño de las herramientas de compilación de datos. Los informes de evaluación se elaboran a partir de los datos (informes mensuales de participación y actividades, datos de aplicación, resultados, datos estadísticos y descripciones) facilitados por el personal y los participantes del programa. Se elaboran informes anuales para la BIE y resúmenes de cada centro para los responsables de los programas individuales.

Impacto y logros del programa

Resultados de las evaluaciones del estudio: participación

El número de participantes en las iniciativas desarrolladas en el hogar ha descendido a lo largo de los años (de 72 adultos y 68 niños en 1997 a 39 adultos y niños en 2009), mientras que el número de adultos y niños que reciben servicios en centros educativos ha permanecido relativamente estable a lo largo del tiempo (unos 18 adultos y 15 niños). Los participantes permanecen en el programa una media de dos años, aunque los adultos participan durante mucho más tiempo que los niños, si bien podría deberse a los servicios prenatales prestados o a la participación de adultos con varios hijos. EI 2009, al igual que en años anteriores, el 70% de los participantes se benefició de servicios en el hogar, el 24% de servicios en centros escolares y el 4% se benefició de ambos servicios. La participación está principalmente motivada por el deseo de los progenitores de preparar mejor a sus hijos para la escuela. Otras razones mencionadas por los progenitores fueron: la voluntad de mejorar sus habilidades parentales, ayudar a sus hijos a socializar con otros niños, mejorar sus posibilidades de encontrar un empleo, obtener un diploma de educación básica (en función de los resultados obtenidos en cinco pruebas realizadas a personas que no tienen un diploma de educación secundaria; certifica que una persona tiene el equivalente académico de la educación secundaria en los Estados Unidos o en el Canadá) o un diploma de educación secundaria, o mejorar sus habilidades académicas. En cuanto al tiempo invertido en los cuatro componentes que se ofrecen en centros educativos, los adultos participan la mitad del tiempo ofrecido, mientras que la participación infantil es casi la prevista. Si bien los progenitores se involucran bastante en las visitas personales, la asistencia habitual a los círculos familiares sigue planteando dificultades.

Resultados de las evaluaciones del estudio: adultos

  1. Los progenitores han afirmado en numerosas ocasiones que el programa les ha ayudado a mejorar sus habilidades parentales y a comprender mejor a sus hijos. Entre esas habilidades mejoradas figuran: pasar más tiempo con sus hijos e implicarse más en su educación, una interacción más efectiva, mayor comprensión del desarrollo infantil, mejor comprensión sobre cómo fomentar el interés de los niños por la lectura y mayor capacidad de defender los intereses de los niños.
  2. En lo relativo a la capacidad académica, los indicadores anteriores y posteriores a la ejecución del programa han revelado resultados estadísticamente significativos en matemáticas y lectura. Esta conclusión se confirma con las afirmaciones de los progenitores de que el programa les ha servido para mejorar sus habilidades académicas por varias razones, entre ellas, la posibilidad de cursar estudios superiores y la adquisición o mejora de habilidades informáticas. 4.200 adultos consiguieron un trabajo desde el inicio del programa.
  3. La prioridad atribuida por el programa a la lectoescritura también ha contribuido a aumentar significativamente el número de revistas y libros en los hogares destinados a público adulto, así como la presencia de dibujos o redacciones de los niños. Asimismo, se ha registrado un aumento estadísticamente significativo de las actividades relacionadas con la lectoescritura en el hogar, por ejemplo, los niños tienen más oportunidades de hojear o leer libros, dibujar y escribir; escuchar cómo leen los niños; contarles cuentos; hablar de lo que ha pasado durante el día o de temas especiales con los niños.
  4. Otros resultados positivos para los adultos incluyen: sentirse mejor consigo mismos, mayor autodisciplina, mayor interacción con otros adultos, mejores habilidades de comunicación y un incremento en el uso de idiomas nativos.

Resultados de las evaluaciones del estudio: niños

  1. La identificación temprana de las dudas concernientes a la salud y el desarrollo infantil y la obtención de recursos apropiados para los niños son factores esenciales para el programa. A lo largo de los años, el personal del programa ha facilitado documentación sobre el seguimiento de los niños en las siguientes esferas: desarrollo del lenguaje, capacidades motrices básicas y complejas, desarrollo cognitivo, desarrollo socioemocional, capacidad auditiva y visual, salud dental o salud en general. Los miembros del equipo se han encargado de tomar las medidas pertinentes y de notificar a los servicios comunitarios.
  2. Los niños de preescolar han mejorado significativamente en las siguientes esferas: desarrollo personal y social; desarrollo físico; artes, lenguaje y lectoescritura; estudios sociales, y pensamiento matemático y científico.
  3. Según los progenitores, el programa ha influido en gran medida en el aumento del interés de los niños por la lectura, la mejora de la confianza de los niños en sus habilidades de comunicación verbal, la preparación de los niños para la escuela y la capacidad de los niños de llevarse bien con otros niños.

Resultados de las evaluaciones del estudio: alianzas entre la escuela y el hogar

  1. A lo largo de los años, el nivel de implicación parental en la educación de sus hijos y en las escuelas del programa ha sido elevado. Cabe citar los siguientes ejemplos: ayudar con las tareas escolares, estar en contacto con los maestros de primaria, visitar el aula de sus hijos, acudir a las actividades o actos escolares, ayudar en la escuela voluntariamente en cuestiones formativas o de otro tipo, y participar en los comités o juntas de la escuela.
  2. El personal del programa también participa habitualmente en actividades de la escuela (reuniones, planificación de la escuela en general), y colabora con los maestros, los docentes de apoyo y el personal a cargo de la biblioteca, los servicios informáticos, la educación física y las disciplinas musicales y artísticas. Colabora asimismo con los profesores de educación especial, logopedas, servicios de enfermería, y servicios de servicios de asesoramiento y orientación, para facilitar la transición a la etapa escolar. Además, se diseñan planes formales para facilitar la transición de los niños de los servicios ofrecidos en el hogar a los impartidos en los centros escolares y al jardín de infancia.

Resultados de las evaluaciones del estudio: alianzas en la comunidad

El Programa de Educación Infantil y Familiar ha establecido una extensa un red de alianzas con organismos y programas que proporcionan servicios básicos, como servicios de salud, servicios sociales tribales o administrados por la Oficina de Asuntos Indios, servicios comunitarios (abuso de alcohol y drogas, violencia doméstica), y servicios a nivel estatales y de los condados. También se han forjado alianzas con los tribunales y las fuerzas de seguridad tribales, el programa WIC (dirigido a mujeres, lactantes y niños) y el programa TANF (asistencia temporal para familias necesitadas). Con respecto a los servicios educativos, el FACE se aplica en comunidades que disponen de un programa de desarrollo de la fuerza de trabajo, una universidad tribal, instituciones de educación superior, programas de educación de adultos administrados por la Oficina de Asuntos Indios, programas «Head Start» y «Even Start» (preparación para la escuela y alfabetización de adultos, respectivamente), programas de intervención tribal temprana y escuelas y programas de preescolar públicos. Este tipo de alianzas favorecen el adecuado aprovechamiento tanto de los servicios básicos como de los servicios educativos, ya que los responsables de esos servicios están en contacto permanente. Es más, el programa ha contribuido a que los adultos participen cada vez más en actos y servicios comunitarios, por ejemplo, reuniones tribales.

Resultados de las evaluaciones del estudio: integración de la cultura

Las lenguas y las culturas nativas americanas están perfectamente integradas en el FACE. El personal del programa trabaja en estrecha colaboración con los maestros de cultura, a fin de integrar el idioma y la cultura en el programa. La integración de las lenguas tribales y las actividades culturales en los servicios prestados por el programa se produce de distintas maneras, por ejemplo, visitas programadas durante las cuales se hablan idiomas nativos americanos, clases diarias o semanales de idiomas nativos americanos, exhibición de artículos culturales y organización de actos culturales (desfile de la semana de los nativos americanos, jornada de la cosecha tradicional del arroz, día de la nación india).

Desafíos y lecciones extraídas

Los esfuerzos desplegados en el marco del FACE para no dejar de mejorar son visibles en distintas esferas. Por ejemplo, en 2006, se llegó a la conclusión de que un solo libro al mes, facilitado por la organización Dolly Parton’s Imagination Library, no bastaba para garantizar el acceso a recursos de alfabetización en el hogar, por lo que se puso en marcha el proyecto RealeBooks. Con todo, el programa se enfrenta a dificultades considerables para empoderar a las familias indias americanas que residen en comunidades remotas. En los últimos años, el número de participantes en el programa ha descendido notablemente; ello se debe a que se empezaron a hacer visitas personales todas las semanas, y no cada dos semanas, y a que se insistió en la importancia de asistir habitualmente a los programas impartidos en el hogar y en centros educativos. Si bien los incentivos a la participación que se ofrecen en el marco del FACE se han documentado y se pueden consultar, es necesario prestar asistencia técnica y desarrollo profesional en la materia.

Sostenibilidad

Aunque en el programa se destaca la importancia de asistir con regularidad a las actividades pertinentes, también se tiene en cuenta la complejidad de la vida diaria de los progenitores y se les permite seguir participando en el FACE aunque falten a algunas sesiones. De esta forma, los progenitores que viven en reservas aisladas pueden recibir servicios básicos. El desarrollo profesional y los cursos impartidos a todo el personal del programa son muy importantes para garantizar la sostenibilidad de los resultados obtenidos en el marco del FACE. Las sesiones del programa permiten que el personal interactúe, comparta ideas e intercambie información. Además, las alianzas que existen con organismos locales y de los condados para la prestación de servicios básicos y educativos, así como la integración de nuevas iniciativas en el modelo aplicado por el FACE, contribuyen a garantizar la sostenibilidad el programa.

Conclusión

El Programa de Educación Infantil y Familiar ha contribuido significativamente a la generación de condiciones más equitativas para los niños indios americanos y sus familias que estaban en alto riesgo de exclusión. Los informes anuales de evaluación documentan las pruebas del empoderamiento. Para seguir mejorando y garantizar un buen resultado futuro es preciso seguir realizando evaluaciones y revisiones continuadas de la información facilitada por los participantes.

Fuentes

  • http://www.faceresources.org/
  • http://www.specialquest.org/about.htm
  • BIE Family and Child Education Program (2005), resumen ejecutivo preparado por el Departamento del Interior de los Estados Unidos, Bureau of Indian Affairs, Bureau of Indian Education.
  • BIE Family and Child Education Program (2006), resumen ejecutivo preparado por el Departamento del Interior de los Estados Unidos, Bureau of Indian Affairs, Bureau of Indian Education.
  • BIE Family and Child Education Program (2007), resumen ejecutivo preparado por el Departamento del Interior de los Estados Unidos, Bureau of Indian Affairs, Bureau of Indian Education.
  • BIE Family and Child Education Program (2008), resumen ejecutivo preparado por el Departamento del Interior de los Estados Unidos, Bureau of Indian Affairs, Bureau of Indian Education.
  • BIE Family and Child Education Program (2009), informe de 2009 preparado por el Departamento del Interior de los Estados Unidos, Bureau of Indian Affairs, Bureau of Indian Education.
  • Equipped for the Future (EFF), «EFF Fundamentals», disponible en: http://eff.cls.utk.edu/fundamentals/default.htm
  • High Scope Educational Research Foundation (2011), «High Scope Curriculum», disponible en: http://www.highscope.org/Content.asp?ContentId=1
  • National Assessment of Adult Literacy [encuesta nacional sobre alfabetización de adultos] (2003), disponible en: http://nces.ed.gov/naal/
  • National Centre for Education Statistics (IES) [Centro Nacional de Estadísticas Educativas], Departamento de Educación de los Estados Unidos, «Status and Trends in the Education of American Indians and Alaska Natives», disponible en: http://nces.ed.gov/pubs2005/nativetrends/8_outcomes.asp
  • Parents as Teachers (2010), «Born to Learn Curricula», disponible en: www.ParentsAsTeachers.org
  • Pfannenstiel, J., Yarnell, V. y Seltzer, D. (RTA) (2006), Family and Child Education Program (FACE): Impact Study Report.

Contacto

Debbie Lente-Jojola, FACE Program Director/BIE
Tel.: 505-563-5258
Correo electrónico: debra.lentejojola@bie.edu

National Center for Family Literacy
Kim Jacobs
Tel.: 502-584-1133 Ext. 124
Correo electrónico: kjacobs@famlit.org

Parents As Teachers National Center
Marsha Gebhardt
Tel: 314-432-4330 Ext. 263
Correo electrónico: marsha.gebhardt@parentsasteachers.org

For citation please use

U. Hanemann (Ed.). Last update: 15 Agosto 2019. Programa de Educación Infantil y Familiar (FACE), Estados Unidos de América. Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida. (Accessed on: 18 September 2019, 07:05 CEST)

PDF in Arabic

Related Documents