Inicio

Centrarse en la Mujer

La igualdad de género y el empoderamiento de la mujer es fundamental para la labor que realiza el Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL). Para la UNESCO, la igualdad de género es una prioridad mundial, que está vinculada estrechamente a sus esfuerzos en la promoción del derecho a la educación y el apoyo a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través del Marco de Acción Educación 2030 en particular el 4to ODS (Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos) y el 5to ODS (Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas).

Durante varios decenios, garantizarles a las niñas y mujeres un derecho fundamental a la educación ha sido un compromiso internacional: la Convención de 1979 sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW , por sus siglas en inglés) declaró a la alfabetización como un componente para abordar la equidad de género. A menudo, las niñas y mujeres con baja alfabetización y habilidades básicas se ven enfrentadas a varios obstáculos. Los desafíos que enfrentan estas mujeres se pueden ver exacerbados por una amplia gama de factores que les impiden ejercer su derecho a la educación, como la pobreza, el aislamiento geográfico, el origen étnico, el idioma, la discapacidad física o mental y el bajo nivel socioeconómico. Para las millones de mujeres que han recibido escasa o ninguna educación formal, la adquisición y la práctica de la alfabetización y las habilidades básicas juega un papel importante en la transformación de sus vidas.

Mediante la promoción de políticas e investigación orientada a la acción,  UIL se encuentra en la actualidad trabajando con los gobiernos y la sociedad civil para poder mejorar la calidad de las políticas y los programas de alfabetización y habilidades básicas que se centran en las mujeres, las que alcanzan a grupos de jóvenes y adultos vulnerables y desfavorecidos. Podemos apoyar a las mujeres en sus procesos de empoderamiento y los de sus familias, comunidades y sociedades dotándolas de alfabetización y habilidades básicas y brindándoles oportunidades de aprendizaje de calidad.