Inicio

Marcos de política de educación de adultos en los países de Asia Central

9 Marzo 2016

En Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán está creciendo el interés de desarrollar marcos generales de política de educación de adultos. En estos tres países, los cambios socioeconómicos han dado lugar a una gran demanda de aprendizaje, formación y actualización continua de las personas que ven el perfeccionamiento como un escalón para el progreso profesional y educacional. Por lo tanto, la educación de adultos no sólo es un medio de desarrollo económico, sino también un factor que influye en el desarrollo social y contribuye a la salud y el bienestar de los individuos.

En 2009, el primer Informe Mundial sobre el Aprendizaje y la Educación de Adultos (GRALE I), señaló que sólo unos pocos países y regiones habían establecido marcos generales legales y políticos que definen claramente las responsabilidades para la planificación, financiación e implementación de la educación de adultos. El informe descubrió que, debido a la falta de marcos de política de educación de adultos, los países de Asia Central estaban luchando con la prestación descoordinada y fragmentada de educación de adultos.

Trabajar en el desarrollo de marcos de política de educación de adultos

El cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas insta a los Estados a "garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos". Los sistemas de educación no pueden sostenerse si se basan sólo en la educación formal inicial, para proporcionar oportunidades educacionales. El aprendizaje a lo largo de toda la vida da cuenta del enfoque del Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL), en el trabajo con varios países en el desarrollo de sus marcos de política de educación de adultos.

UIL organizó un seminario en Tashkent en noviembre de 2015 con partes interesadas de la educación de Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán en cooperación con la Asociación Alemana para la Educación de Adultos (DVV Internacional) y la Oficina de la UNESCO en Tashkent, Uzbekistán, para ayudar a estos países a aprender de las buenas prácticas de otros países fuera de su región.