Inicio

Volver a encarrilar el mundo

11 Julio 2019

Según un informe de la UNESCO presentado hoy en el Foro Político de Alto Nivel de Nueva York, el mundo está lejos de alcanzar el objetivo global de la educación, incluido el de la alfabetización de adultos.

Las previsiones de la UNESCO, publicadas en Cumplir los compromisos: ¿van los países por el buen camino para alcanzar el ODS 4? muestran que los países del mundo no cumplirán con los compromisos del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 – «Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos» – a menos que se logren progresos serios en la próxima década.

En el informe se llega a la conclusión de que, si se mantienen las tendencias actuales, una sexta parte de los niños de entre 6 y 17 años de edad seguirá excluida de la escuela en 2030, mientras que el 40% de los niños de todo el mundo no terminará la enseñanza secundaria (el 50% en el África subsahariana).

Además, se prevé que el 30% de los adultos y el 20% de los jóvenes de los países de bajos ingresos seguirá sin saber leer en la fecha establecida como límite para la eliminación del analfabetismo.

Según las tendencias actuales, se estima que las tasas de aprendizaje se estancarán en los países de ingresos medios y disminuirán en casi un tercio en los países africanos francófonos para 2030.

El Sr. David Atchoarena, director del Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida, ha declarado: «Estas cifras son una llamada de atención a la comunidad internacional y demuestran lo lejos que tenemos que llegar para cumplir el compromiso de la Agenda 2030 de «no dejar a nadie atrás». Los pronósticos son preocupantes, especialmente dada la interconexión de los ODS y la estrecha relación entre el objetivo de la educación y el aprendizaje a lo largo de toda la vida y los que se refieren, por ejemplo, a la igualdad entre hombres y mujeres, al cambio climático y a la salud».   

Las previsiones «ponen de manifiesto» la lentitud de los progresos a nivel mundial, pero también representan una oportunidad para volver a encarrilar el mundo, garantizar que los planes educativos de los países estén a la altura de los compromisos que han contraído y encontrar nuevas formas de recabar los datos que los países necesitan para centrar sus esfuerzos de manera eficaz.

Las metas del ODS 4 no son independientes y deben abordarse de manera holística, desde una perspectiva de aprendizaje a lo largo de toda la vida, reconociendo la necesidad de una colaboración intersectorial y de oportunidades educativas a lo largo de toda la vida.

Un informe complementario, Más allá de los compromisos: cómo los países implementan el ODS 4, enfatiza la necesidad de políticas inclusivas, mejores datos y mayor financiación para impulsar el progreso nacional, instando a los Estados miembros a ampliar «las oportunidades de aprendizaje en todas las etapas, en múltiples espacios de aprendizaje, a fin de que se establezcan itinerarios más flexibles entre el trabajo y el aprendizaje, así como entre la educación formal y la no formal».

 

 

 

Case studies

Related Document

Related Content