Inicio

Según un informe de la UNESCO, el 14% de los adultos del mundo todavía carece de habilidades básicas de alfabetización

29 Junio 2020

Según el último Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO (GEMR, por sus siglas en inglés), Inclusión y educación - Todos, sin excepción, que se publica hoy, el 14% de los adultos de todo el mundo carecen de las habilidades básicas de lectura y escritura. Esto obedece a diversas razones, entre ellas la falta de escolarización en los primeros años, el impacto de los conflictos y la inestabilidad, las trayectorias migratorias y la inaccesibilidad a la educación de calidad en la lengua materna y las primeras lenguas. El informe revela que las personas excluidas del sistema educativo a una edad temprana a menudo siguen estando en desventaja durante el resto de sus vidas. Además, menos del 10% de los países de todo el mundo cuenta con leyes que garanticen la plena inclusión en la educación.

El informe examina los progresos de más de 200 países en el logro de los objetivos de educación adoptados por los Estados miembros de las Naciones Unidas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Proporciona un análisis a fondo de los factores clave que causan la exclusión de los alumnos en los sistemas educativos, entre ellos el género, la edad, la ubicación, la pobreza, la discapacidad, la etnia, la indigencia, el idioma, la religión, la condición de migrante o desplazado, la orientación sexual o la expresión de la identidad de género, el encarcelamiento, las creencias y las actitudes.

Para estar a la altura de los desafíos de nuestro tiempo, es imprescindible avanzar hacia una «educación más inclusiva», declaró la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, con motivo de la presentación del GEMR. «Repensar el futuro de la educación es aún más importante después de la pandemia del Covid-19, que hizo que las desigualdades se intensificaran aún más y se hicieran más evidentes. Si no se actúa, se obstaculizará el progreso de las sociedades». 

Aunque en el informe se reconocen algunos progresos en la alfabetización básica, se observa que las mujeres siguen teniendo un nivel de alfabetización inferior al de los hombres. Además, las proyecciones actuales muestran que el número de adultos que no han terminado la escuela primaria puede seguir superando el 10% en África de aquí al año 2050, incluso si se logra el objetivo de la finalización universal de la escuela primaria para 2030. Estos datos incluyen nuevas estimaciones para 72 países, incluidos 21 países cuyas tasas nacionales de alfabetización anteriores eran de 2010 o de fechas previas.

Por otra parte, los resultados del estudio del Programa de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos (PIAAC, por sus siglas en inglés) muestran que la finalización de la enseñanza primaria universal no es una condición suficiente para lograr la alfabetización universal. Según datos de 2017, cerca del 51% de los adultos de México, el 71% del Perú y el 72% de Ecuador no podían realizar tareas básicas de alfabetización.

El GEMR muestra claramente que el logro de la alfabetización universal de los adultos sigue siendo un desafío; por consiguiente, se necesita una inversión continua para garantizar que todos tengan la habilidad de leer y escribir. Esto es todavía más evidente en el caso de los adultos con discapacidad: según los datos disponibles de 25 países, la tasa de alfabetización de adultos con cualquier tipo de discapacidad es inferior a la de la población adulta en general, y la diferencia varía entre el 5% en Malí y el 41% en Indonesia..

El Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL) apoya a los Estados miembros de la UNESCO en la creación de capacidades para el desarrollo de políticas, la ejecución de programas y la evaluación de la alfabetización. Para ello, coordina la labor de la Alianza Mundial para la Alfabetización en el marco del aprendizaje a lo largo de toda la vida (GAL, por sus siglas en inglés), presta apoyo técnico a nivel nacional, hace un seguimiento de los progresos en el desarrollo de la alfabetización copresidiendo la Alianza Mundial para el Seguimiento del Aprendizaje y proporciona conocimientos sobre la medición y evaluación de la evolución de la alfabetización en todo el mundo.