Inicio

Desarrollo de la autonomía de las mujeres en situación de extrema pobreza en Burkina Faso, Burkina Faso

  • Date published:
    25 Febrero 2015

Descripción del programa

Nombre del programa: Desarrollo de la autonomía de las mujeres en situación de extrema pobreza en Burkina Faso (Autonomisation des femmes vivant dans une extrême pauvreté)
Organización que ejecuta el programa: Asociación para la Promoción de la Educación No Formal de Burkina Faso (Association pour la promotion de l'éducation non formelle du Burkina Faso, BF-APENF)
Asociados en la ejecución del programa: Educadores sin Fronteras (ESF) Corea del Sur, Agencia de Cooperación Internacional de Corea, Ilga Foundation, Ministerio de Educación Nacional y Alfabetización (MENA), Fondo para la Alfabetización y la Educación No Formal (FONAENF) y Cooperación Suiza en Burkina Faso.
Financiación Agencia de Cooperación Internacional de Corea, Ilga Foundation, Asociación para la Promoción de la Educación No Formal, y estructuras asociativas u ONG que llevan a cabo programas de alfabetización en sus áreas de intervención.
Idioma de impartición: Francés
Costo anual del programa: xoxox
Fecha de inicio: xoxox

Contexto y antecedentes del país

Burkina Faso obtuvo la independencia de Francia el 11 de diciembre de 1960. Aunque es un país políticamente estable, el Banco Mundial lo incluye entre los países de ingresos bajos. Casi las tres cuartas partes de la población (72,6%) residen en zonas rurales (Banco Mundial, 2014). Con una renta per cápita de 683,90 dólares estadounidenses, se estima que el 46,7% de la población vive por debajo del umbral nacional de pobreza (ibid.). En los últimos años, la economía de Burkina Faso ha experimentado un rápido crecimiento, con un incremento del PIB del 10% anual. La agricultura y la minería son los principales motores de esta tendencia económica (Instituto de Estadística de la UNESCO, 2014).

Los gráficos anteriores, con las cifras de analfabetismo entre jóvenes y adultos de Burkina Faso, ponen de manifiesto el aumento del volumen de población analfabeta desde 1975. A pesar de las campañas de alfabetización y las colaboraciones internacionales para reducir el analfabetismo, la población no alfabetizada del país sigue creciendo, debido sólo en parte al aumento del 2,9% anual del volumen de población (ibid.). La BF-APENF reconoce las repercusiones negativas a gran escala del analfabetismo, por cuanto reduce la capacidad de las personas de hacer frente a los problemas de desarrollo y limita su acceso a las fuentes de información y conocimiento que les permitirían vivir de manera más feliz, fácil y provechosa (Franck et al., 2010). Con un índice de desarrollo humano de 0,388 (PNUD, 2014), Burkina Faso se sitúa en el puesto 181 de 187 países. Sin duda alguna, Burkina Faso debe abordar con urgencia este aumento del analfabetismo y sus consecuencias para el desarrollo humano.

En Burkina Faso persiste una gran desigualdad, con enormes disparidades de renta y género. El estatus de la mujer en la sociedad burkinesa es bajo, a pesar del compromiso del Gobierno con la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres mediante un marco legislativo. La disparidad respecto de los hombres se observa prácticamente en cualquier aspecto de la vida de las mujeres, como la ausencia de protección legal frente a la violencia doméstica, el acceso desigual a la propiedad de la tierra y la discriminación de las mujeres que aspiran a puestos de liderazgo (Helmfrid, 2004).

Sin embargo, la disparidad entre hombres y mujeres no se limita a un acceso restringido a los recursos y las libertades civiles. Según los informes de la Educación para Todos (EPT), el 72% de los varones jóvenes ricos de Burkina Faso tienen competencias básicas de lectura, escritura y aritmética, ante el 54% de las mujeres jóvenes del mismo medio social. La situación se repite en los segmentos menos favorecidos de la población: el 13% de los hombres pobres y el 6% de las mujeres pobres tienen competencias básicas de lectura, escritura y aritmética (UNESCO, 2013). Como es evidente, Burkina Faso está lejos de cumplir el cuarto objetivo de la EPT, "aumentar de aquí al año 2015 el número de adultos alfabetizados en un 50%, en particular tratándose de mujeres, y facilitar a todos los adultos un acceso equitativo a la educación básica y la educación permanente" (ibid.). De este modo, las mujeres nacidas en situación de pobreza en Burkina Faso probablemente seguirán siendo pobres. Para avanzar en la consecución de los objetivos de la EPT, se deberá mejorar tanto el acceso a la educación, como su pertinencia y utilidad. Reconociendo el alcance de este desafío, el programa "Desarrollo de la autonomía de las mujeres en situación de extrema pobreza en Burkina Faso" trabaja para integrar el aprendizaje no formal en el sector educativo a fin de desarrollar un sistema educativo más holístico (Franck et al., 2010). El programa, centrado en la autonomía de la mujer, considera el desarrollo de la educación no formal como un elemento fundamental para el progreso económico y el cambio social.

Sinopsis del programa

La BF-APENF fue creada en 1997 por la Asociación pro Desarrollo de la Educación en África (ADEA) con objeto de promover la educación no formal de acuerdo con la legislación educativa de Burkina Faso. La asociación aboga por la importancia de la educación no formal e interviene en tareas de investigación y desarrollo de capacidades, además de apoyar las innovaciones en el ámbito del desarrollo comunitario. La asociación tiene distribuidos por el país unos 400 miembros que respaldan esta labor de promoción de la educación no formal.

El programa "Desarrollo de la autonomía de las mujeres en situación de extrema pobreza en Burkina Faso" tiene como finalidad promover la autonomía de la mujer a través de una visión holística de la educación, con especial atención a la comunidad y el aprendizaje a lo largo de toda la vida. El programa pretende favorecer el fortalecimiento de las capacidades en materia de salud, educación y finanzas para formar a personas completas que sean capaces de mejorar tanto sus circunstancias personales como las de sus comunidades. El objetivo global consiste en promover la alfabetización y el desarrollo local sostenible como medio para combatir la pobreza. El programa ha captado a adultos y jóvenes no escolarizados de cinco pueblos de Burkina Faso y ha contribuido tanto a la adquisición de las competencias básicas de lectura, escritura y aritmética, como a la puesta en marcha de actividades de generación de ingresos, además de potenciar la sensibilización pública para la prevención de la malaria y el VIH/SIDA.

Finalidades y objetivos

Las finalidades del programa son:

  • proporcionar un entorno de educación no formal donde las mujeres pueden adquirir las competencias básicas de lectura, escritura y aritmética;
  • introducir un sistema de microcréditos para consolidar las actividades de generación de ingresos;
  • respaldar a las mujeres en el desarrollo de aquellas competencias prácticas que pueden redundar en su bienestar futuro.

Ejecución del programa

El diagrama siguiente ilustra el proceso de ejecución del programa.

Image

    • El programa trabaja con los educandos para determinar cuáles son los problemas y desafíos locales que requieren una intervención.
    • No es una actividad puntual inicial, sino un proceso continuo destinado a reforzar el arraigo local.
    • El programa pretende estimular el diálogo y la reflexión en torno al conocimiento de los educandos, pero no desde la posición "del que sabe".
    • Se apoya en las competencias de expertos locales.
    • Se lleva a cabo una investigación local y se recopila información de la Evaluación rural participativa (ERP).
    • Se definen tanto las preocupaciones y limitaciones de la comunidad como los temas que se abarcarán.
    • Se deciden los temas que se tratarán en el módulo de aprendizaje.
    • No es una actividad puntual inicial, sino un proceso continuo destinado a reforzar el arraigo local.
    • Se diseñan las herramientas de facilitación y los ejercicios del aula.
    • Se desarrollan las actividades de cambio social que los educandos emprenderán después de los correspondientes análisis temáticos y debates.
    • Se hace hincapié tanto en el aprendizaje dentro del contexto del programa como en las necesidades de la comunidad en su conjunto.
    • Se evalúa la eficacia interna, es decir, la calidad del contenido del aprendizaje y el grado de dominio de las competencias fundamentales.
    • Se evalúa la eficacia externa, es decir, las repercusiones del programa en el desarrollo individual y comunitario.

Enseñanza y aprendizaje: enfoques y metodologías

El enfoque pedagógico del programa da prioridad al desarrollo del pensamiento autónomo y al espíritu crítico. Mediante la atención preferente al desarrollo del lenguaje, el curso anima a los educandos a abordar los textos orales y escritos con una actitud crítica (Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, 2014). El facilitador invita a los educandos a explicar, describir, debatir y exponer sus sentimientos en relación con el texto en cuestión (ibid.). En este contexto, el término "texto" no se refiere simplemente al material escrito tradicional. Engloba textos orales y escritos, así como procedentes de medios digitales como Internet o el teléfono móvil. El programa reconoce la importancia de trabajar con diferentes modalidades de texto. Por lo tanto, la lectura y la escritura se integran en el plan de estudios junto con los conocimientos relacionados con las TIC.

La pedagogía del programa está orientada a cambiar la situación social de las personas y dotarlas de los medios para transformar su comunidad. Las personas no se consideran consumidores pasivos de educación sino agentes del cambio, tanto en sus propias vidas como en las de sus familias y comunidades. La pedagogía crítica destaca la función de la educación como transmisora de las herramientas que permiten a las personas mejorar sus vidas y afianzar la democracia. Esto significa "desplegar la educación en un proceso de cambio social progresivo" (Douglas, 2000). Dado que tradicionalmente las mujeres se han visto sometidas a una mayor opresión en Burkina Faso, y que aún persiste una preocupante disparidad entre hombres y mujeres en términos de riqueza, educación y oportunidades de vida, el programa se centra en educar a las mujeres para el cambio social y proporcionarles los recursos y capacidades que necesitan para defender sus derechos.

El programa incluye la ERP en su estrategia de facilitación de la participación comunitaria. Su objetivo es permitir que las comunidades locales analicen, planifiquen y actúen por sí mismas (Cavestro, 2003). Gracias a este método ascendente, los educandos pueden identificar sus necesidades, analizarlas y establecer un orden de prioridades según su importancia y viabilidad. Un rasgo característico de la ERP es la oferta de herramientas visuales que estimulan la participación de los educandos en el análisis y la toma de decisiones. Estas herramientas se pueden usar para implicar a los educandos no alfabetizadas en el proceso de diseño del plan de estudios. La evaluación de las necesidades de aprendizaje locales les permite desarrollar un sentimiento más intenso de arraigo y responsabilidad en relación con el programa, lo que a su vez redunda en una aceptación social más amplia en el seno de la comunidad.

Image

Contenido del programa y material didáctico

El contenido del aprendizaje es en parte desarrollado por la comunidad, a partir de la evaluación de las necesidades locales, y en parte adaptado del plan de estudios elaborado por la APENF siguiendo el método Reflect de educación de adultos y conforme al plan de estudios nacional.

El método pedagógico participativo Reflect, que vincula la educación de adultos al cambio social y la autonomía local, se ha adaptado a los contextos específicos de distintos países del mundo. En Burkina Faso, la APENF utiliza las técnicas Reflect desde el año 2000. Su plan de estudios es actualmente el segundo método más aplicado en la educación no formal del país. La APENF ha adaptado el método Reflect a la realidad política y social de Burkina Faso. Gracias a la adopción de la ERP, entre otras estrategias, el programa ha conseguido asegurar la implicación local y la adhesión que resulta indispensable para este método participativo.

El programa abarca tres ámbitos:

  • Alfabetización: En lugar de incluir temas predeterminados, el material de aprendizaje se elabora siguiendo los métodos de la ERP a fin de facilitar las discusiones de los temas identificados. Las competencias fundamentales en las áreas de comunicación y lenguaje (lectura y escritura), así como en matemáticas y tecnología (aritmética, geometría y TIC), se enseñan a partir de las discusiones temáticas con los educandos.
  • Salud: Se realizan campañas de sensibilización pública en materia de prevención de la malaria y el VIH/SIDA, y diversas actividades como grupos de teatro, visualización de documentales, debates temáticos y proyecciones de videos. Se distribuye el material sobre prevención de la malaria y el VIH/SIDA a los jóvenes no escolarizados para reducir al mínimo el riesgo de infección temprana.
  • Finanzas: Las mujeres de las zonas rurales a menudo sufren una vulnerabilidad financiera extrema. La pobreza en Burkina Faso es mayoritariamente femenina y rural. El programa ofrece microcréditos destinados a ayudar a las mujeres a emprender actividades de generación de ingresos. Al facilitar su acceso al microcrédito, se les proporcionan los medios para mejorar su estatus socioeconómico.

Aspectos innovadores

El programa es innovador por su visión holística de la educación. El plan de estudios refleja los niveles educativos de los participantes. Para muchas mujeres, sobre todo aquellas en situación de extrema pobreza y con un estatus social bajo, las deficiencias en competencias aritméticas básicas son un obstáculo para aprender a usar los microcréditos. Al mejorar las competencias básicas de lectura, escritura y aritmética de los educandos, el programa se asegura de que disponen de los conocimientos financieros necesarios para generar ingresos adicionales para sus familias.

The instructional pyramid of the programme: This microcredit programme is a development programme implemented by APENF through funding from Educators Without Borders.

Pirámide educativa del programa: este sistema de microcréditos es un programa de desarrollo ejecutado por la APENF con la financiación de ESF.

El uso del método Reflect permite a los educandos analizar sus problemas, investigar las soluciones adecuadas y trasladarlas a la acción. El sentimiento de arraigo y responsabilidad que de este modo se genera entre los participantes se plasma en una gran implicación. También supone ventajas para su bienestar.

Contratación y formación de los facilitadores

Los facilitadores del programa, en lugar de imponer sus conocimientos como si "el que sabe" enseñara "al que no sabe", fomentan el diálogo y la reflexión a partir de los conocimientos previos de los educandos, con la intención de identificar y validar la sabiduría local. El programa emplea a facilitadores locales. Invita a las comunidades a seleccionar a los facilitadores por su capacidad de ser creativos y flexibles a la hora de atender las necesidades de los educandos y aprovechar los recursos disponibles. Los facilitadores con un rendimiento excelente al final de un ciclo de aprendizaje reciben un premio especial (30.000 francos CFA mensuales, unos 60 dólares estadounidenses, durante un periodo de seis meses) por su contribución al desarrollo local. La formación de los facilitadores corre a cargo de formadores con experiencia en el método Reflect y conocimientos de alfabetización y educación de adultos. En aras de la calidad educativa, la tarea de los facilitadores se respalda mediante la figura de los supervisores, más cualificados y mejor preparados en el método Reflect. Su función consiste en realizar el seguimiento del rendimiento de los facilitadores y asesorarlos para mejorar.

Selección de los participantes

Para ser admisibles en el programa, los educandos deben tener más de 15 años, pertenecer a alguna asociación y ser totalmente analfabetas.

Evaluación de los resultados del aprendizaje por los educandos

El programa utiliza varias medidas cualitativas y cuantitativas para evaluar los resultados del aprendizaje. Una de las medidas cuantitativas consiste en realizar el seguimiento de la asistencia de los educandos. Para alcanzar los objetivos del programa, éstas deben asistir asiduamente a las clases y participar de forma activa en las discusiones del aula. La evaluación de los textos escritos es una medida cualitativa importante. Los educandos producen textos basados en las discusiones del aula. Estos textos pueden requerir un trabajo individual o colectivo. Se realizan correcciones para asegurar el cumplimiento de las normas ortográficas, gramaticales y textuales.

Asimismo, se evalúa a los educandos a fin de establecer el grado de mejora de sus competencias fundamentales. Se efectúan evaluaciones internas de rendimiento en los centros del programa a fin de controlar los progresos. Además, el Ministerio de Educación Nacional y Alfabetización lleva a cabo una evaluación anual del progreso de los educandos.

Image

Seguimiento y evaluación

Se realiza el seguimiento y la evaluación de la eficacia externa del programa. Con la ayuda de la Embajada de Corea en Abiyán y la Agencia de Cooperación Internacional de Corea, unos consultores independientes evalúan la eficacia externa para determinar las repercusiones del programa en el progreso individual y comunitario. Ello se suma a la realización continua de informes de mitad de periodo y anuales.

Repercusiones y desafíos del programa

Repercusiones y logros

Desde su puesta en marcha, más de 17.625 educandos se han beneficiado del programa, con un volumen anual estimado de 5.875 beneficiarios. A continuación se facilitan varias cifras relevantes que atestiguan las repercusiones sociales del programa:

Alfabetización:

  • se han abierto 9 centros Reflect, con un total de 234 educandos (de los cuales 200 mujeres);
  • se han abierto 5 bibliotecas para promover los entornos alfabetizados y sostener las competencias de lectura y escritura;
  • 1.024 educandos (986 de ellos mujeres) han recibido formación técnica específica en diversas actividades;
  • 76 educandos (de los cuales 70 mujeres) han participado en concursos organizados para fomentar la aplicación de los conocimientos en la práctica. Estos concursos tienen lugar de forma periódica y pueden participar en ellos educandos de todos los centros. Se entregan premios a los mejores concursantes.

Salud:

  • las campañas de sensibilización pública para educar a los participantes en relación con la malaria y la prevención de enfermedades de transmisión sexual y el VIH/SIDA han llegado a unas 1.600 personas de las comunidades locales;
  • 725 personas se han sometido a una prueba de VIH (5 resultados positivos);
  • se han suministrado preservativos y otros productos para la prevención de la malaria y el VIH/SIDA;
  • se han proporcionado alimentos, productos farmacéuticos y prendas de vestir a 80 participantes (90% de ellos mujeres) para ayudarlos a vivir con el VIH/SIDA;
  • se ha becado a 132 alumnos de hogares afectados por el VIH/SIDA, con aportaciones de entre 20.000 y 52.500 francos CFA (40-106 dólares estadounidenses). También se ha efectuado el seguimiento académico de estos alumnos.

Finanzas:

  • 329 participantes (75% de ellos mujeres) se han beneficiado de proyectos de microcrédito como pequeño comercio, artesanía y producción agrícola. Los participantes han señalado que el programa ha reforzado su autonomía financiera.
  • Los índices de reembolso de los créditos concedidos a los participantes varían del 95,23% al 98,49%.

Los participantes han indicado que su estatus social ha mejorado gracias al programa. Tienen más probabilidades de participar en actividades de la comunidad que pueden ayudarles a obtener ingresos, y al mismo tiempo ganarse el respeto de los líderes tradicionales de sus pueblos. Los ingresos adicionales aportados al hogar por las participantes mujeres han ayudado a las familias a atender sus necesidades básicas y, por consiguiente, reducir las cargas financieras. Los participantes terminan el programa con una mejor comprensión del valor de la educación y su repercusión en el bienestar individual. En un pueblo, Worou, más de 30 niños han sido escolarizados una vez que sus madres han asistido a sesiones de sensibilización en los centros de alfabetización.

Lecciones aprendidas

El programa ha permitido aprender estas lecciones principales:

  • importancia de la flexibilidad y la interactividad para el programa: la evaluación participativa semestral ha ayudado a resolver problemas;
  • valor de la colaboración tripartita entre la APENF, ESF y los organismos con una presencia eficaz sobre el terreno;
  • contribución del seguimiento exhaustivo con los educandos para el éxito del proyecto;
  • repercusión positiva de las nuevas competencias de lectura y escritura adquiridas en las actividades socioeconómicas de los educandos.

Desafíos

La financiación constituye un desafío notable, ya que las mujeres, en particular, se ven obligadas a afrontar multitud de gastos importantes (por ejemplo derivados de las cargas familiares, los funerales o las enfermedades). El programa a menudo tiene dificultades para proveerse de los recursos necesarios para su funcionamiento, como agua potable para los participantes. Algunos líderes del programa carecen del nivel de alfabetización requerido y los fondos de los microcréditos no siempre son suficientes para financiar los proyectos de los participantes. Determinadas herramientas de microcrédito son poco usadas por algunos educandos. En ciertos casos, las clases locales de alfabetización y de formación específica no eran adecuadas. En ocasiones, las mujeres vulnerables que se encuentran por debajo del umbral de pobreza no se registran oficialmente en el programa y, por consiguiente, no tienen acceso a los créditos. El desafío reside en dotarlas de las capacidades necesarias para cambiar la situación.

Sostenibilidad

El programa es sostenible en la medida en que es fácil adaptar o añadir los contenidos y procesos de aprendizaje en función de la demanda local. El plan de estudios se elabora conjuntamente entre educandos, facilitadores y especialistas a fin de resolver los problemas locales. Este método ascendente asegura la pertinencia del plan de estudios en relación con las necesidades de los educandos y sus comunidades, lo que a su vez promueve la adhesión comunitaria y la participación local. El plan de estudios Reflect se utiliza en Burkina Faso desde el año 2000. Por su flexibilidad y adaptabilidad, es fácil de aplicar a otros países.

Cada año, el programa hace uso de su fondo de operaciones para conceder nuevos créditos a los beneficiarios. Gracias a la contribución financiera de ESF, este fondo de operaciones es aumentado año tras año. Si ESF se retira del programa, la APENF se ha comprometido a seguir aportando dicho fondo hasta que los operadores del programa alcancen la plena autonomía financiera. Sólo después se retirará del programa la APENF.

Fuentes

Información de contacto

Germaine Ouedraogo
Ouagadougou (Burkina Faso)
Tel.: 0022 70 26 80 04
Correo electrónico: geroued@gmail.com

For citation please use

U. Hanemann (Ed.).. Last update: 20 Febrero 2018. Desarrollo de la autonomía de las mujeres en situación de extrema pobreza en Burkina Faso, Burkina Faso . UNESCO Institute for Lifelong Learning. (Accessed on: 16 September 2021, 17:53 CEST)

PDF in Arabic

Related Documents