Inicio

Educación Plurilingüe/Bilingüe en Tailandés-Malayo de Pattani en el Extremo Sur de Tailandia, Tailandia

  • Date published:
    19 Agosto 2016

Descripción del Programa

Nombre del programa: Patani Malay – Thai Bilingual / Multilingual Education in Thailand’s Deep South (PM-MLE) (Educación Plurilingüe/Bilingüe en Tailandés-Malayo de Pattani en el Extremo Sur de Tailandia)
Organización que ejecuta el programa: Centro de Recursos para la Documentación, la Revitalización y la Conservación de Lenguas y Culturas en Peligro de Desaparición, Instituto de Investigación de Lenguas y Culturas de Asia, Universidad de Mahidol
Asociados en la ejecución del programa: Fondo para la Investigación de Tailandia
UNICEF
Ministerio de Educación de Tailandia
SIL International
Universidad de Yala Rajabhat
Universidad del Príncipe de Songkla
Comunidades locales
Líderes religiosos musulmanes locales
Organismos locales del Gobierno de Tailandia
Financiación Fondo para la Investigación de Tailandia
Universidad de Mahidol
UNICEF
Centro de Administración de las Provincias de la Frontera Meridional
Ministerio de Educación de Tailandia
Idioma de impartición: Tailandés, malayo de Pattani
Costo anual del programa: 260 000 dólares de los Estados Unidos
Fecha de inicio: Investigación preliminar: 2007. La actividad docente se inició en 2008

Contexto nacional y antecedentes

Tailandia representa una de las mayores historias de éxito en materia de desarrollo de Asia Sudoriental. Tras la crisis económica asiática de 1997 y 1998, el país fue capaz de alcanzar un crecimiento económico destacable y reducir la pobreza. Según datos del Banco Mundial, la tasa de pobreza descendió del 42,6 % del año 2000 al 13,2 % de 2011, y el crecimiento económico fue lo suficientemente robusto como para impulsar a Tailandia, que pasó de ser un país de ingresos medios-bajos a un país de ingresos medios-altos. También es previsible que Tailandia cumpla la mayor parte de sus Objetivos de Desarrollo del Milenio (Banco Mundial). El sector educativo tailandés se vio beneficiado por la Ley Nacional de Educación implantada en 1999, que garantiza el derecho a una educación gratuita y de calidad para todas las personas. La Ley de Descentralización de 1999 abordaba la diversidad lingüística y cultural de Tailandia, pues establecía un marco para la planificación específica y regional de la política educativa. El país ha sido capaz de alcanzar prácticamente la educación primaria universal. Sin embargo, el acceso a la educación de las personas de un nivel socioeconómico bajo y las personas de comunidades étnicas diversas, especialmente del norte, el nordeste y el extremo sur, todavía es limitado (UNESCO Bangkok).

El Instituto de Investigación de Lenguas y Culturas de Asia perteneciente a la Universidad de Mahidol ha señalado que la política del Gobierno para promover la unidad nacional establecía un sistema educativo principal y únicamente en tailandés, el cual no toma en consideración las necesidades de niños de minorías étnicas. Por ejemplo, los niños de la minoría musulmana malaya de Pattani del extremo sur de Tailandia tienden a obtener peores resultados que sus compañeros de la mayoría tailandesa. Un ejemplo es la prueba de escritura de tailandés a la que se presentan todos los estudiantes de tercer grado. En 2008, suspendieron la prueba el 42,11 % de los estudiantes de tercer grado del extremo sur frente al 5,8 % del conjunto del país.

Alrededor del millón de personas malayas de Pattani viven el en extremo sur de Tailandia. Tras años de inactividad, el conflicto del sur de Tailandia resurgió en 2004. Es un conflicto que se alimenta de los temores de la población malaya de Pattani de ser asimilada por la mayoría tailandesa. Esto provocó resentimiento y un sentimiento de alienación entre la población malaya de Pattani, con el resultado de un violento movimiento insurgente. El Banco Mundial calcula que desde 2004 han muerto en el conflicto 5000 personas. Las escuelas públicas, que se perciben como instrumentos de políticas asimilacionistas tailandesas, se han convertido en objetivos. Muchas han sido incendiadas o bombardeadas, y más de 150 docentes han sido asesinados. En 2013, el Gobierno tailandés intensificó sus esfuerzos para instaurar la paz y la reconciliación acordando la celebración de conversaciones de paz con representantes de los insurgentes. El programa de alfabetización descrito en el presente estudio monográfico, Educación Plurilingüe/Bilingüe en Tailandés - Malayo de Pattani, que incorpora la identidad lingüística y cultural de la población malaya de Pattani en el enfoque educativo, también goza del respaldo de funcionarios tailandeses. Esto merma el resentimiento de la población malaya de Pattani con respecto a la mayoría tailandesa, mostrando respeto y aprecio por su legado cultural único. El proyecto PM-MLE está haciendo, por ende, aportaciones clave para las iniciativas de paz y reconciliación del extremo sur de Tailandia, y el enfoque didáctico multilateral también ofrece a los niños malayos de Pattani un educación que se adecua mejor a sus antecedentes personales (Banco Mundial 2013, Universidad de Mahidol).

Sinopsis

El programa Educación Plurilingüe/Bilingüe en Tailandés - Malayo de Pattani en el Extremo Sur de Tailandia (PM-MLE) es uno de los veintitrés proyectos de revitalización de las lenguas minoritarias iniciados por el Instituto de Investigación de Lenguas y Culturas de Asia de la Universidad de Mahidol. El programa de alfabetización PM-MLE lo ejecutan conjuntamente el Centro de Recursos, como parte del Instituto, y personal local del proyecto PM-MLE del sur de Tailandia. Además, el programa lo promueven y lo dirigen otros tres comités. El Comité de Dirección es responsable de supervisar el programa y de defenderlo a escala nacional. La tarea del Comité de Ejecución consiste en ayudar a los facilitadores con la ejecución del programa a escala local, y el Comité de la Lengua Malaya de Pattani ayuda con preguntas relativas a la gramática y la utilización de las palabras de malayo de Pattani.

El proyecto PM-MLE lo inició la Universidad de Mahidol en 2008 con autorización del Ministerio de Educación de Tailandia y las autoridades de educación locales del sur. El programa se propone ofrecer a los niños, familias y comunidades de la minoría malaya de Pattani una educación plurilingüe de calidad en tailandés y en malayo de Pattani. Al tomar en consideración la identidad lingüística y cultural única de la población malaya de Pattani, los facilitadores del programa se proponen respaldar las iniciativas de paz y reconciliación del sur mediante la reducción de los temores de la población malaya de Pattani de ser asimilados por la mayoría tailandesa por medio de un sistema educativo exclusivamente tailandés. Desde su nacimiento, el programa ha llegado a unos 1200 estudiantes y se ha ejecutado en 4 escuelas públicas tailandesas. Los niños y las familias participantes pertenecen a las comunidades en las que están situadas las escuelas. En 2012, el número de escuelas se incrementó a 16 y otras 50 han solicitado la adhesión al programa.

Programa

Finalidad y objetivos

  • El rendimiento académico de los niños que hablan malayo de Pattani mejorará, lo que les permitirá aprobar la prueba nacional (que se realiza en los grados 3 y 6 de primaria), mejorar sus perspectivas laborales y mejorar su calidad de vida en general.
  • Se espera que otras escuelas adopten el plan de estudios y la metodología del proyecto PM-MLE debido a los beneficios de la educación plurilingüe basada en la lengua materna.
  • Se preservará el legado cultural y lingüístico único malayo de Pattani.
  • El empoderamiento de las comunidades malayas de Pattani mediante el fomento de la autoestima y la promoción de actitudes positivas con respecto a la educación.
  • Beneficiar al proceso de paz y reconciliación en el sur puesto que el sistema de escuelas públicas honra a la cultura y la lengua locales.
  • Elaborar modelos y mejores prácticas que puedan adaptarse a otros grupos lingüísticos minoritarios de Tailandia y otros países asiáticos.

Ejecución del programa

Enfoques y metodologías didácticos y de aprendizaje

La metodología didáctica del proyecto PM-MLE sigue un enfoque centrado en el niño que reconoce los antecedentes lingüísticos y culturales específicos de los niños malayos de Pattani y toma sus experiencias y conocimientos en consideración cuando establece el contenido didáctico y de aprendizaje.

Otra característica del programa de alfabetización PM-MLE es el énfasis que se pone en la interpretación del significado de los conceptos y el desarrollo de las habilidades de pensamiento crítico de los estudiantes (aspectos a los que se suele prestar poca atención en el sistema educativo tailandés basado en el aprendizaje por memorización). También se hace gran hincapié en la conexión entre las distintas habilidades y entre las distintas lenguas.

La enseñanza de varias lenguas, incluido el malayo de Pattani, el tailandés, el malayo estándar y el inglés, es una de las características innovadoras y centrales del proyecto PM-MLE. Como lenguas de impartición se utilizan tanto el tailandés como el malayo de Pattani. En el jardín de infancia y en el grado 1 de primaria, la lengua de impartición es el malayo de Pattani, aunque también se enseña tailandés básico como materia. En los grados 2 a 6 de primaria, se utilizan tanto el tailandés como el malayo de Pattani como idiomas de impartición, aunque para fines distintos y en horarios distintos en las lecciones. Los docentes introducen conceptos nuevos y términos académicos tailandeses en malayo de Pattani, tras los cuales se utiliza el tailandés para ampliar conceptos y para completar las tareas del libro de texto. Seguidamente, se utiliza el malayo de Pattani para revisar y comprobar la comprensión de los conceptos. En los primeros grados, los niños aprenden malayo de Pattani leyendo y escribiendo utilizando una subcategoría del alfabeto basado en el tailandés. Esto familiariza a los niños con el alfabeto tailandés más extenso, haciendo así más fácil el aprendizaje futuro del tailandés para los estudiantes. Una vez que los estudiantes han adquirido unas habilidades sólidas en materia de alfabetización en tailandés y malayo de Pattani, aprenden el alfabeto histórico jawi basado en el alfabeto árabe y utilizado para el malayo central en el tercer año de la escuela primaria (aunque habrán tenido algún contacto con el alfabeto jawi en sus clases de estudios islámicos, que empiezan en el grado 1). Además, los estudiantes de grados superiores de primaria empiezan a aprender inglés y malayo estándar básico como se habla en la vecina Malasia. Tanto para el inglés como para el malayo estándar, los estudiantes desarrollan habilidades de habla y escucha antes de su introducción a los alfabetos malayo estándar e inglés basado en el románico. Este enfoque contrasta con el aplicado en la mayoría de las escuelas tailandesas, donde se hace gran hincapié en la lectura y la escritura en inglés incluso aunque los estudiantes carezcan de habilidades en materia de habla y escucha.

Image

La enseñanza general de lenguas se divide en dos partes. La parte semántica se centra en comprender, procesar y articular ideas y conceptos de un modo centrado en el estudiante, creativo y de refuerzo de la confianza. La parte de la precisión aborda la pronunciación, la formación de palabras y oraciones, la ortografía y otras habilidades específicas.

Además del desarrollo del lenguaje, se realizan otras actividades de aprendizaje tales como el desarrollo académico y el desarrollo sociocultural. El desarrollo académico guarda relación con la enseñanza de contenido de acuerdo con los estándares fijados por el Ministerio de Educación de Tailandia, a la vez que toma en consideración los conocimientos previos y la experiencia de los estudiantes. El desarrollo sociocultural también forma parte de la metodología didáctica, lo que quiere decir que el material y las actividades de aprendizaje reflejan los valores y los objetivos de las comunidades de los estudiantes locales. Adicionalmente, los estudiantes reciben una educación en valores y respeto por otras lenguas, culturas y religiones, de modo que pueden desarrollar tanto su identidad local como una identidad nacional como ciudadanos de Tailandia.

Plan de estudios del programa

A la hora de determinar las necesidades de los educandos, se toman en consideración las expectativas del Ministerio de Educación, así como los valores culturales, lingüísticos y religiosos de la comunidad local. La decisión con respecto al contenido del plan de estudios exige una amplia colaboración entre los miembros de la comunidad, los docentes, los administradores de educación y el personal del proyecto. Varios talleres realizados en colaboración con miembros de la comunidad se aseguran de que el plan de estudios goce del respaldo de la población local. En Tailandia esto supone un enfoque innovador para decidir un plan de estudios didáctico debido a que el plan de estudios de otras escuelas suele estar muy centralizado, fijado por el Ministerio de Educación sin la participación de las comunidades locales. La colaboración entre investigadores budistas tailandeses, especialistas del ámbito educativo y habitantes de las aldeas musulmanas malayas de Pattani es una novedad en Tailandia, habida cuenta de la fuerte jerarquía social del país y de la división cultural/religiosa del extremo sur.

Los principales temas abordados son el aprendizaje de lenguas y la alfabetización, las matemáticas, los conocimientos sociales, la ciencia, las ciencias sociales, la salud, el arte y otras materias. Los cursos se imparten durante los dos semestres del año académico que se sigue en todas las escuelas públicas tailandesas. Los niños participan en el programa durante ocho años en total: con dos años en el jardín de infancia y seis años en la escuela primaria.

Material didáctico

El programa PM-MLE utiliza diversos materiales didácticos. Se utilizan libros para lecturas individuales y en pequeños grupos. También se utiliza material didáctico adicional como juegos, cuentos orales y a través de imágenes, así como pósteres de escenas culturales. La educación lingüística se ayuda de un manual básico de malayo de Pattani y un manual básico de transición de malayo de Pattani a tailandés. Además, para la impartición de la educación lingüística también se utiliza material de aprendizaje de lenguas de otro tipo. Por ejemplo, para el proyecto PM-MLE se crearon expresamente canciones y un diccionario escolar. Las escuelas del proyecto, en colaboración con las comunidades y los funcionarios de educación elaboran el material didáctico con ayuda del personal del proyecto con el fin de asegurarse de que el material didáctico satisfaga las expectativas de la cultura malaya de Pattani y del Ministerio de Educación. Los estudiantes del programa también se beneficiarán del plan del Ministerio de Educación para dotar de tabletas informáticas a todos los estudiantes de primer grado de la nación.

Selección de los facilitadores

En el proyecto trabajan diversos facilitadores. El personal público de funcionarios de escuelas y los docentes es contratado a tiempo completo y pagado por el Ministerio de Educación Tailandia. También trabajan en el proyecto algunos miembros de la Universidad de Mahidol, a tiempo parcial o a tiempo completo, y su salario lo paga la universidad. Además, existen doce miembros de la plantilla del proyecto y varios ayudantes de los docentes que hablan malayo de Pattani que trabajan directamente para el programa. Si bien todas las clases de preprimaria cuentan con un maestro que habla malayo de Pattani, algunas clases de la escuela primaria carecen de maestros que lo hablan, razón por la cual los facilitadores del programa se aseguran de que estos maestros de habla tailandesa tengan la ayuda de los ayudantes que hablan malayo de Pattani para que exista una educación bilingüe. Estos ayudantes de los docentes reciben un estipendio mensual procedente del proyecto PM-MLP. El programa también cuenta con el respaldo de un grupo de voluntarios que no reciben ninguna remuneración y brindan su ayuda de diversas formas.

El número de estudiantes por clase varía, por lo que la ratio educandos/facilitador oscila entre 20 y 30: 1 en las clases de preprimaria. En algunas clases de primaria hay dos maestros, uno que habla tailandés y otro que habla malayo de Pattani. Por consiguiente, la ratio educando/facilitador en estas clases varía entre 10-15: 1.

Formación de los facilitadores

A los docente nuevos y los ayudantes de los docentes les forman los docentes que ya poseen experiencia en educación plurilingüe. En colaboración con el personal del proyecto, orientan y ayudan a los nuevos docentes para que se familiaricen con el marco de enseñanza plurilingüe. Se ha trabajado mucho para ayudar a los docentes de la etnia tailandesa que no hablan malayo de Pattani a comprender la función que desempeñan en el programa. La Facultad de Educación de la Universidad de Yala Rajabhat está elaborando un plan de estudios para formar a estudiantes universitarios como docentes de educación plurilingüe. La Universidad de Yala Rajabhat también ayuda con la formación de los nuevos facilitadores del PM-MLE para que se familiaricen con la enseñanza en tailandés y malayo de Pattani.

Seguimiento y evaluación

Los facilitadores del proyecto PM-MLE y varios asociados en el mismo realizan una evaluación y un seguimiento periódicos. Por ejemplo, el Fondo para la Investigación de Tailandia realizó una encuesta en la que se evaluó la opinión sobre el proyecto de cien padres y miembros de la comunidad. Las respuestas fueron, en general, positivas. Se supo que el programa PM-MLE reforzó la confianza de los miembros de la comunidad malaya de Pattani en el sistema educativo tailandés. Además, los padres informaron de que el programa ha tenido un impacto positivo en el desarrollo social y académico de sus hijos. Por otra parte, la Facultad de Educación de la Universidad Yala Rajabhat realiza pruebas anuales a los estudiantes de primer grado.

Los organizadores del proyecto PM-MLE realizan pruebas antes y después de cada uno de los dos años del jardín de infancia. El personal del proyecto también mantiene contacto con docentes y administradores de las escuelas para mantenerse informado de las cuestiones relativas al desarrollo, con el fin de revisar el material de aprendizaje y realizar los ajustes necesarios. En cooperación con los funcionarios locales de educación, los facilitadores del programa realizan una evaluación de las actividades didácticas y de aprendizaje una vez por semestre. Además, todos los estudiantes de grado 3 de primaria de Tailandia realizan una prueba nacional que evalúa sus logros académicos. En el año académico 2012-13, se presentó a dicha prueba el primer grupo de estudiantes del PM-MLE.

Impacto y desafíos del programa

Impacto y logros

El estudio longitudinal del proyecto realizado por la Universidad de Yala Rajabhat (YRU) compara el rendimiento académico de los estudiantes del PM-MLE con el rendimiento de los estudiantes en las escuelas de referencia. Los organizadores del estudio han detectado que los estudiantes que participan en el proyecto PM-MLE tienden a obtener unas puntuaciones entre un 40 % y un 60 % más elevadas en todas las áreas temáticas que los estudiantes malayos de Pattani que siguen clases monolingües en tailandés. Además, los niños malayos de Pattani de las escuelas del PM-MLE tienen un 123 % más de posibilidades de aprobar los exámenes de tailandés que sus compañeros de escuelas no pertenecientes al PM-MLE. Otro de los resultados indica que las niñas de las escuelas del PM-MLE tienen un 156 % más de posibilidades de aprobar las pruebas de matemáticas que las niñas que no asisten a una de dichas escuelas. Por otra parte, el proyecto PM-MLE goza del respaldo de las comunidades locales malayas de Pattani. Como ya se ha dicho, el programa también contribuye a los esfuerzos de paz y reconciliación a largo plazo del sur de Tailandia. El Comité de Soluciones Culturales para la Crisis del Sur del Parlamento de Tailandia mantiene por ende un contacto frecuente con los facilitadores del programa.

El proyecto PM-MLE también influye positivamente en las familias de comunidades con escuelas de PM-MLE al propiciar un acercamiento entre las distintas generaciones. Como la educación se imparte en malayo de Pattani, los padres y los abuelos pueden implicarse más en la vida escolar de sus hijos. En un plan de estudios exclusivamente en tailandés, los padres y los abuelos que hablan malayo de Pattani se sienten alejados de la educación de sus hijos y no tienen la oportunidad de ayudarles con su trabajo escolar. Si una parte de este último se realiza en malayo de Pattani y guarda relación con aspectos culturales de la población malaya de Pattani, todos los miembros de la familia pueden leer el trabajo escolar y hablar sobre él, así como compartir sus experiencias y sus conocimientos, pues a los padres que poseen habilidades básicas en materia de alfabetización en tailandés les resulta fácil aprender el alfabeto malayo de Pattani basado en el tailandés. Como resultado de ello, la familia estrecha sus vínculos y mejora la autoestima de todos sus miembros.

El proyecto también tiene influencia a nivel nacional. A la luz de los buenos resultados del programa PM-MLE, el Real Instituto Tailandés, el principal órgano académico de Tailandia, elaboró una exhaustiva política lingüística nacional que apoya el derecho de todos los niños de las minorías étnicas tailandesas a adquirir una educación que incorpore su lengua materna. Dicha política fue firmada por el Primer Ministro Abhisit Vejiajiva en 2010 y por su sucesor, Yingluck Shinwatra, en 2012. Aunque todavía tiene que implantarse en todo el territorio nacional (en septiembre de 2013 el plan de implantación estaba siendo ultimado por un comité liderado por el Vice Primer Ministro), demuestra que el proyecto PM-MLE desempeña una función pionera en el ámbito de la educación bilingüe y plurilingüe en Tailandia.

Desafíos

A lo largo del tiempo, el programa PM-MLE ha recibido críticas de numerosos agentes políticos y sociales. Funcionarios civiles y militares tailandeses manifestaron su preocupación ante el hecho de que la utilización de otra lengua en las escuelas, aparte del tailandés, podría suponer una amenaza para la seguridad nacional. Por otro lado, algunos líderes musulmanes malayos de Pattani acusaron al proyecto PM-MLE de no ser más que otro intento de la mayoría tailandesa por debilitar su legado cultural, logístico y religioso. Además, algunos especialistas educativos tailandeses han expresado sus dudas con respecto a la eficacia de la educación plurilingüe, pues consideran que solamente es verdaderamente valiosa la educación bilingüe en tailandés e inglés. Algunos padres manifestaron sus inquietudes con respecto al hecho de que el malayo de Pattani en las clases haría que sus hijos estuviesen menos preparados para aprender tailandés, empeorando así sus futuras perspectivas laborales. Unos cuantos maestros y administradores de escuelas temían que los estudiantes de PM-MLE suspendieran el examen nacional de grado 3 de primaria, con la consiguiente repercusión negativa en la reputación de sus escuelas. Sin embargo, las críticas y las preocupaciones se han ido acallando con el tiempo debido al éxito y a los buenos resultados contrastados del programa.

Los problemas de seguridad representan un importante desafío para la ejecución del programa. Desde su ejecución en una zona de conflicto, es necesario celebrar reuniones más amplias entre las partes interesadas y las organizaciones de formación de docentes en zonas seguras, y esto supone un desafío económico y logístico. Algunos de los docentes dependen también de escoltas militares para acudir a las escuelas cada día. Debido al entorno de seguridad, las escoltas militares tienen lugar a horas distintas del día. Si los militares detectan una amenaza potencial, los docentes deben permanecer en sus casas durante todo el día. Por esta razón, el tiempo que los docentes pueden estar realmente en las aulas varía cada día. Y lo mismo se puede decir del personal del proyecto PM-MLE, que también tiene dificultades a la hora de observar la ejecución del programa en las escuelas y de trasladar sus valoraciones a los docentes del PM-MLE.

En la ejecución del proyecto se ha detectado también que los docentes necesitan más formación previamente al servicio y durante el mismo de la prevista originalmente debido a que el método didáctico bilingüe/plurilingüe es muy diferente al enfoque didáctico exclusivamente en tailandés. Los docentes hablantes nativos de tailandés temían perder su trabajo porque no hablan malayo de Pattani e hicieron falta muchas conversaciones para convencerles de que siguen siendo importantes.

Otro desafío del programa guarda relación con la utilización de la ortografía basada en el tailandés para enseñar malayo de Pattani en lugar de la ortografía arábiga, que es la preferida por parte de la élite educada en malayo de Pattani. Los facilitadores del programa decidieron utilizar el alfabeto basado en el tailandés como ortografía principal para enseñar el malayo de Pattani porque el alfabeto basado en el árabe se utiliza principalmente para fines religiosos y es un dialecto muy distinto al malayo de Pattani de la era moderna. La utilización del alfabeto basado en el tailandés también gozó del respaldo de la mayoría de los casi mil aldeanos malayos de Pattani que fueron encuestados durante la fase de planificación del proyecto. La idea de utilizar un alfabeto romanizado para el malayo de Pattani, como se hace en Malasia, no fue bien recibida por las comunidades locales porque no estaban familiarizados con él y recalcaban que dificultaría la transición del malayo de Pattani al tailandés para los estudiantes. Por otra parte, la idea del alfabeto romanizado tampoco agradó a los funcionarios tailandeses, que temían que dicho alfabeto hiciera a la población malaya de Pattani sentirse perteneciente a Malasia y no a Tailandia. No obstante, algunas élites malayas de Pattani estaban a favor del alfabeto basado en el árabe o del romanizado frente a la exclusión de cualquier alfabeto basado en el tailandés. La cuestión de qué alfabeto utilizar entraña un gran significado simbólico. Por último, el debate se cerró con el compromiso de empezar con el alfabeto basado en el tailandés para luego pasar a la enseñanza de los otros dos Al incorporar los tres alfabetos al plan de estudios, el proyecto contribuye a la paz y la reconciliación porque colma los intereses de todas las partes interesadas participantes.

Sostenibilidad

La sostenibilidad financiera del programa la promueve el personal del proyecto por conducto de la cooperación con el Ministerio de Educación y el Centro Administrativo de las Provincias de la Frontera Meridional (SBPAC), que aumenta la probabilidad de que se reciba apoyo presupuestario en el futuro. Esta cooperación con los encargados de la formulación de políticas también aumenta las probabilidades de que se mantenga el apoyo político, lo que permitirá la expansión del proyecto hacia otras escuelas del sur. El programa recibe asimismo apoyo de los padres de los niños del PM-MLE. Su fomento entre amigos, vecinos, periodistas y funcionarios públicos es importante para mantener el programa.

En 2012, se adhirieron al programa doce escuelas adicionales y otras cincuenta han manifestado su interés por participar en el mismo. En un momento dado, noventa escuelas preguntaron si podían adherirse también al programa, pero el personal del proyecto PM-MLE tiene previsto ampliar el programa a menor escala para preservar su calidad.

Para garantizar la sostenibilidad del programa, la incorporación de la educación bilingüe/plurilingüe en el plan de estudios de formación para docentes de la Universidad de Yala Rajabhat (YRU) es importante e innovadora, porque son muchos los programas piloto que desaparecen si no cuentan con programas de formación sostenibles para los docentes. Con la colaboración con la YRU, el programa PM-MLE se propone evitar ese final. El personal de la YRU ha manifestado gran interés en la participación en el programa mediante formación y evaluación de docentes a causa del potencial del programa para contribuir a la paz en la región.

Lecciones extraídas

  1. Para emprender con éxito un programa MLE se necesita la participación de todas las partes interesadas.
  2. El diálogo y las consultas son importantes para buscar soluciones aceptables para todas las partes, en especial en una zona de conflicto.
  3. Los enfoques plurilingües para la educación de las minorías lingüísticas parecen ser el mejor camino a seguir para promover la paz y la reconciliación, pero conllevan una cuidadosa ejecución que incorpora una excelente metodología didáctica de MLE y un cierto grado de sensibilidad con respecto a los factores culturales, religiosos y lingüísticos.
  4. Los problemas de seguridad pueden convertirse en obstáculos que dificulten la ejecución eficaz de los programas de alfabetización.

Fuentes

Datos de contacto

Suwilai Premsrirat, PhD
Position: Professor and Project Director
Resource Center for Documentation, Revitalization, and Maintenance of Endangered Languages and Cultures
Research Institute for Languages and Cultures of Asia
Mahidol University
999 Phuttamonthon 4 Road, Salaya
NakhonPathom 73710
Teléfono: +66 2 800-2308
Fax: +66 2 800-2332
Correo electrónico: suwilai.pre(at) mahidol.ac.th
Sitio web:http://www.lc.mahidol.ac.th/en/main.php

For citation please use

U. Hanemann (Ed.). Last update: 29 Enero 2018. Educación Plurilingüe/Bilingüe en Tailandés-Malayo de Pattani en el Extremo Sur de Tailandia, Tailandia. UNESCO Institute for Lifelong Learning. (Accessed on: 16 September 2021, 18:42 CEST)

PDF in Arabic

Related Documents