Inicio

Romano Barardo (horticultores romaníes), Eslovaquia

  • Date published:
    20 Noviembre 2015

Sinopsis del programa

Nombre del programa Romano Barardo (“horticultores romaníes”)
Organización que ejecuta el programa Asociación Svatobor
Idioma de impartición Eslovaco
Financiación Presupuesto del Estado, fondos de la UE, fundaciones nacionales e internacionales
Asociados del programa Dieciocho concejos municipales; parroquias; ecocentros; centros comunitarios; Agencia Ejecutiva del Ministerio de Empleo, Asuntos Sociales y Familia de la República Eslovaca; Fondo de Tierras de Eslovaquia; Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural; empresa pública “Bosques de la República Eslovaca”; Oficina del Comisionado del Gobierno Eslovaco para las Comunidades Romaníes; empresas privadas (Zvar, Strapex y Semo); fundaciones (Ekopolis, Hermes Osterreich, Carphatian, Orange y Open Society); iglesias y ONG (Sosna, Amigos de la Tierra Internacional y Pro Tornensis).
Costo anual del programa 200.000 euros (500 euros por educando)
Fecha de inicio 2006

Contexto nacional

Pese al crecimiento económico de Eslovaquia y su integración en la Unión Europea, el país continúa luchando contra el desempleo de larga duración y la desigualdad social. La tasa de desempleo sigue siendo alta (más del 13%), aunque el empleo aumentó en 2014. Uno de los principales factores que contribuyen a esa tasa es el bajo nivel de empleo de determinados colectivos, entre los que se incluye la comunidad romaní, que representan en torno al 7% (400.000 personas) de la población total de Eslovaquia. La tasa de desempleo de los romaníes es muy elevada, especialmente entre las mujeres (91%, frente al 80% de los hombres). Los romaníes que buscan empleo tienen dificultades para encontrarlo debido a la falta de competencias y la discriminación. El Banco Mundial (2012) estima que el PIB de Eslovaquia sería significativamente más alto si la comunidad romaní tuviera las mismas oportunidades de empleo y el mismo nivel salarial que la población no romaní. Además del alto desempleo, la población romaní de Eslovaquia tiene una baja tasa de alfabetización y altas tasas de pobreza, delincuencia y enfermedades.

El sistema educativo de Eslovaquia garantiza el acceso igualitario a la educación para todos y a todos los tipos de escuelas y niveles educativos. La educación primaria y la educación secundaria son gratuitas, incluidos los libros de texto. Sin embargo, la tasa de participación, el grado de instrucción y los resultados educativos de los niños romaníes son significativamente inferiores a los de otros niños, debido sobre todo a su deficiente situación socioeconómica. Según el UNICEF (2011), los niños romaníes tienen una probabilidad 18 veces mayor que los niños no romaníes de no terminar el octavo grado. La situación de los jóvenes romaníes es especialmente alarmante: el 43% de estos jóvenes no se está escolarizado, ni tiene empleo ni se está formando (aproximadamente 4 veces la media nacional).

Desde que en 1992 el Gobierno eslovaco reconoció a la comunidad romaní como una minoría nacional, los ministros correspondientes han incluido sistemáticamente la educación de los romaníes y su integración a largo plazo en los documentos de política pública como prioridades clave. En 2012, el Gobierno adoptó la Estrategia Nacional de Integración de los Romaníes, que abarca hasta 2020, de conformidad con sus obligaciones como miembro de la UE. La Estrategia se centra en cuatro esferas principales: educación, empleo, asistencia sanitaria y vivienda para la población romaní. Según el Gobierno, los objetivos de la Estrategia son: poner fin a la segregación de las comunidades romaníes; facilitar una mejora significativa de la inclusión social de las comunidades romaníes; propiciar la no discriminación y modificar la actitud de la mayoría de la población hacia la minoría romaní. El Gobierno se ha comprometido a apoyar la labor de los centros comunitarios que contribuyan a las metas y objetivos de la Estrategia de Integración de los Romaníes (Comisión Europea, 2015). La Asociación Svatobor, con el apoyo del Gobierno y de una serie de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales locales e internacionales, ha elaborado y ejecutado el programa “Romano Barardo”. La Asociación ejecuta el programa en 18 municipios de Eslovaquia a través de centros comunitarios, parroquias y ecocentros. El programa establece vínculos entre la alfabetización y la formación profesional con el fin de ayudar a los romaníes a superar la pobreza, la exclusión social, las malas condiciones de salud y el desempleo.

Sinopsis del programa

Image

La Asociación Svatobor inició el programa Romano Barardo en 2006. El principal objetivo del programa es luchar contra la pobreza de las comunidades romaníes rurales proporcionando educación y formación en agricultura ecológica a los jóvenes y los adultos. El programa reúne a los propietarios de la tierra, principalmente el Estado y la iglesia, con otras partes interesadas públicas y privadas para proporcionar tierras para la agricultura y esta forma generar oportunidades para la comunidad romaní y otras personas marginadas de aprender sobre agricultura y volverse autosuficientes. El principal componente educativo es la actividad práctica de la agricultura, llevada a cabo por horticultores experimentados. Jóvenes y adultos de las comunidades romaníes aprenden horticultura y a cultivar frutas y hortalizas frescas. Para compensarlos por su esfuerzo, reciben una parte de las frutas y hortalizas frescas que han ayudado a cultivar. Los romaníes desempleados suelen recibir una ayuda del Estado de entre €60 y €120 euros al mes, que no es suficiente para cubrir los gastos de subsistencia. Por tanto, el consumo de fruta y hortalizas frescas mejora la nutrición de los horticultores romaníes y sus familias y les ahorra gastos. El resto de la producción agrícola se distribuye de dos formas: los profesores y los voluntarios reciben una parte para compensar su trabajo y contribución al programa y otra parte se vende y se obtienen ingresos para el programa. Durante el curso, los educandos no solo adquieren habilidades prácticas en materia de agricultura, sino también conocimientos sobre protección del medio ambiente, agricultura ecológica y biorresiduos, que multiplica sus posibilidades de encontrar un futuro empleo.

Finalidad y objetivos

El principal objetivo del programa es luchar contra la pobreza impartiendo cursos educativos y formativos sobre agricultura ecológica a las comunidades romaníes socialmente excluidas. El programa incluye también los siguientes objetivos:

  • Ayudar a las comunidades romaníes a superar la exclusión social y disfrutar de sus derechos humanos básicos.
  • Reducir la tasa de delincuencia (robos y vandalismo).
  • Reducir el hambre entre las comunidades pobres fomentando la autosuficiencia alimentaria.
  • Mejorar las condiciones de salud de los romaníes.
  • Fomentar el diálogo interétnico y la cooperación entre la población romaní y no romaní.

Ejecución del programa

El programa “Romano Barardo” se lleva a cabo en centros comunitarios, jardines y terrenos de 18 municipios de Eslovaquia. Los educandos asisten a clase y a talleres impartidos en las aulas de los centros comunitarios y realizan trabajos prácticos en jardines y terrenos. Las actividades educativas y agrícolas tienen lugar todo el año, y especialmente durante la estación de crecimiento (de marzo a octubre). Aunque la mayor parte del tiempo de los participantes se dedica a las actividades agrícolas, pasan aproximadamente el 10% del tiempo (150 horas) en el aula, asistiendo a clases, participando en debates y leyendo. El curso de alfabetización y agricultura dura tres años y se divide en tres niveles, como se detalla a continuación. Cada grupo está formado por una media de 20 educandos.

Nivel inicial

Durante el primer año, los educandos realizan actividades básicas de jardinería, como preparación del suelo y la tierra y producción de compost, con la ayuda y supervisión constantes de sus profesores, que son horticultores experimentados. Cabe lamentar que la mayoría de los educandos romaníes que se unen a este programa ha tenido una experiencia escolar y aprendizaje negativa. Por tanto, los profesores procuran mejorar el nivel de lectura poco a poco para que se convierta en un hábito. El tiempo dedicado a la lectura aumenta en cada nivel. Al finalizar cada nivel, se examina a los educandos para comprobar su capacidad de realizar actividades de agricultura ecológica de manera autónoma.

Nivel intermedio

Durante el segundo año, los participantes aprenden tareas más difíciles, como producción de semillas biológicas; siembra y plantación de frutas, hortalizas y especias; irrigación; y recogida y almacenamiento de la producción agrícola.

Nivel avanzado

En el último año, los educandos saben realizar todas las actividades agrícolas sin la ayuda de los profesores. Además, ayudan a mantener y reparar los aperos y la maquinaria agrícolas.

Cuando termina el curso, los educandos habrán adquirido no solo habilidades prácticas en materia de agricultura, sino también amplios conocimientos sobre protección del medio ambiente, agricultura ecológica, biorresiduos y un modo de vida sostenible. No se expide ningún certificado al completar el curso. Los graduados aplican sus conocimientos agrícolas en sus jardines privados o comunitarios. Los municipios locales son uno de los principales colaboradores de la Asociación Svatobor y a veces emplean a graduados para trabajar como horticultores y cuidar de los parques y jardines públicos. Asimismo, la Asociación Svatobor proporciona a los graduados un terreno para que puedan seguir con sus actividades agrícolas y, así, ser autosuficientes y mantener a sus familias y mejorar su nutrición y calidad de vida. La Asociación procura que los terrenos estén cerca del lugar de residencia de los educandos, y los pueden administrar como si fueran propios. Si no fuera posible, la Asociación se encarga de arrendar la tierra a los propietarios estatales (Fondo de Tierras de Eslovaquia, la empresa Bosques de la República Eslovaca) y se la cede a los graduados del programa.

Selección de profesores

Los profesores que se encargan de las actividades agrícolas son horticultores experimentados que trabajan a tiempo parcial. Como remuneración por su trabajo, reciben fruta, hortalizas, leña y bonificaciones financieras adicionales. Los profesores trabajan en estrecha colaboración con trabajadores sociales y comunitarios a nivel local y se reúnen en talleres, conferencias y debates para analizar el progreso del programa y mejorar su labor con la comunidad romaní. La Oficina de Empleo selecciona a los profesores. Además de los horticultores no romaníes, el programa contrata a estudiantes romaníes como profesores. La Asociación Svatobor organiza cursos para docentes en los que pueden mejorar sus conocimientos y habilidades. En cada curso, los maestros son evaluados por los educandos y por la Asociación. Puesto que los educandos pueden escoger entre varios profesores, el número de estudiantes que decide estudiar y terminar un curso con un profesor concreto es indicativo de la calidad del trabajo de ese maestro. Además de los docentes romaníes y no romaníes, hay 120 voluntarios que ayudan a los educandos en sus actividades diarias, tanto en el aula como en el huerto.

Image

Inscripción de educandos

El programa se dirige a jóvenes y adultos de la comunidad romaní. La Asociación Svatobor involucra a líderes y activistas locales para que promuevan el programa y animen a los romaníes a participar. Además, los periodistas y fotógrafos contribuyen a informar al público sobre la iniciativa en distintos medios de comunicación, incluidos la televisión, Internet y la prensa escrita. Cuando los educandos empiezan a asistir a los cursos, se reúnen en centros comunitarios, donde los trabajadores sociales evalúan sus necesidades de aprendizaje y hacen un seguimiento de su progreso. Durante las clases en el aula y las actividades agrícolas, los profesores llevan un registro de asistencia y de esta forma pueden cuantificar el compromiso de los educandos.

Contenido del programa

Puesto que la mayoría de los educandos leen con dificultad, el programa utiliza libros de texto sencillos que tratan sobre temas pertinentes para la formación. Los participantes se sienten más motivados para leer si el tema es la producción de semillas o una cuestión similar que tendrán oportunidad de aplicar en la práctica. El contenido depende de las necesidades de las comunidades romaníes concretas y tiene en cuenta las condiciones locales del clima y del suelo.

Los temas tratados se relacionan con el trabajo práctico realizado en los jardines, por ejemplo:

  • Preparación del suelo y la tierra (labranza y preparación de semillas).
  • Compost de biorresiduos.
  • Cultivo de frutas, hortalizas y especias.
  • Mejora y reproducción de semillas biológicas.
  • Siembra y plantación.
  • Irrigación de plantas.
  • Recogida, almacenamiento y venta de productos agrícolas.
  • Mantenimiento y reparación de aperos y maquinaria.
  • Protección del entorno de la granja ecológica.

Materiales docentes y metodología didáctica

Aunque la docencia consiste principalmente en realizar actividades prácticas de agricultura ecológica, el programa incluye clases en las que los educandos aprenden y leen sobre agricultura. Además de utilizar libros de texto sencillos para aprender sobre agricultura y horticultura, los educandos deben utilizar una variedad de herramientas y aperos hortícolas. Durante las actividades agrícolas, los educandos utilizan herramientas, semillas, plantones, árboles y sustratos y manejan maquinaria.

Es muy importante que los profesores ayuden a mantener la motivación de los educandos para respaldar su autoconfianza y sus ganas de aprender. Al principio, se les asignan tareas muy sencillas. Cuando ven que las pueden hacer, se sienten realizados, lo que los motiva aún más.

Seguimiento y evaluación

Se realiza un seguimiento y una evaluación constantes del programa mediante el análisis de los informes financieros y los indicadores de éxito. Se emplea a investigadores (la mayoría de ellos proceden de las universidades) para evaluar los efectos y resultados del programa. Los indicadores de éxito son los siguientes:

  • El número de romaníes instruidos para realizar actividades agrícolas.
  • El número de personas con empleo tras concluir el programa.
  • Comprensión y tolerancia entre los romaníes y otras comunidades de la sociedad.
  • El número de voluntarios que participan.
  • Beneficios para el medio ambiente.
  • La cantidad de fruta, hortalizas y especias producidas.
  • El volumen de compost producido.
  • El tamaño de los terrenos rehabilitados que se utilizan de forma sostenible.
  • El número de asociados que participan (especialmente, municipios locales y centros comunitarios).
  • Cobertura en los medios de comunicación de las actividades del programa y comentarios de los asociados y los donantes.

Impacto y desafíos

Impacto

Desde el inicio del programa en 2006, ha tenido un impacto significativo tanto en la mejora de la calidad de vida de las comunidades romaníes de Eslovaquia como en el medioambiente.

  • Educación y empleo: en el marco del programa se han prestado servicios educativos en materia de agricultura ecológica a más de 1.200 jóvenes y adultos de las comunidades romaníes. Además, en colaboración con sus asociados, la Asociación Svatobor ha proporcionado oportunidades de empleo y obtención de ingresos a 238 personas de comunidades socialmente excluidas (123 romaníes y 115 no romaníes).
  • Salud: los educandos han contribuido a la producción de 300 toneladas de frutas y hortalizas. Para compensarlos por su trabajo, reciben una parte de la producción agrícola. El consumo de frutas y hortalizas frescas mejora la salud de los romaníes.
  • Relaciones interétnicas: en los municipios donde se ejecuta el programa, la Asociación Svatobor ha observado que, gracias a la labor realizada y a los cuidados de casas y jardines, los romaníes se han ganado el respeto de otras comunidades. Personas de otras etnias les han ofrecido empleo u oportunidades de trabajo de temporada.

Medio ambiente

La Asociación Svatobor, en colaboración con los educandos y las organizaciones asociadas, ha conseguido mediante las actividades del programa:

  • Cerrar dos grandes vertederos ilegales de residuos. Tras desbrozar el terreno, se han edificado ecocentros, jardines y espacios recreativos, incluidas pistas de voleibol, minifútbol, tenis, tenis de mesa y baloncesto, para el disfrute colectivo.
  • Procesar más de 4.200 toneladas de biorresiduos y transformarlas en 1.400 toneladas de compost.
  • Crear tres zonas de almacenamiento de agua con un sistema para aprovechar el agua de lluvia. El agua almacenada se utiliza para regar los jardines y para fines recreativos y deportivos, como el patinaje sobre hielo y el hockey sobre hielo durante los meses de invierno
  • .

Desafíos

La pobreza de las comunidades romaníes es el principal desafío del programa. Los romaníes suelen vivir en condiciones de pobreza, tanto en las zonas rurales como en las zonas urbanas. No tienen tierras en propiedad que les permitían continuar sus actividades agrícolas. Por tanto, la Asociación Svatobor, junto con sus asociados, procura facilitarles tierras en las que puedan cultivar alimentos.

Pese a los esfuerzos de la Asociación Svatobor para sensibilizar acerca de la discriminación, sigue habiendo personas no romaníes que discriminan a los romaníes y les niegan la oportunidad de obtener tierras para construir casas y jardines. La Asociación se enfrenta a este problema promocionando el programa en los medios de comunicación y organizando una serie de eventos dirigidos tanto a la población romaní como la no romaní.

Lecciones extraídas

Brindar oportunidades educativas y de empleo a los romaníes no solo les beneficia solo a ellos, sino también a la situación socioeconómica de Eslovaquia, ya que aumenta el empleo y mejora la relación entre la población romaní y no romaní.

Para seguir reduciendo la tasa de abandono escolar, que en la actualidad es del 15%, se ha comprobado que es útil ofrecer ciertos incentivos para animar a los romaníes a inscribirse y no abandonar el programa. Los educandos reciben frutas y hortalizas todos los días, y esto los anima a participar en el programa. Además, los graduados que terminan el programa consiguen empleo o se les ceden tierras, herramientas, semillas, etc. Los educandos reconocen que participar en el programa les resultará beneficioso.

Organizar actividades comunitarias, como eventos deportivos o culturales, e invitar a la población romaní y no romaní sirve para acercar a las personas y fomenta la tolerancia y el entendimiento entre distintas etnias. La Asociación Svatobor organiza ese tipo de eventos con regularidad, y los medios de comunicación informan de ello. Los eventos son un medio eficaz de socialización y, en último término, de convivencia.

Dar la oportunidad a la población no romaní de unirse a la asociación y hacerse voluntarios ayuda a mejorar la situación social en Eslovaquia. La labor de los voluntarios es positiva para ellos mismos y para la comunidad, y pasar tiempo y trabajar con la comunidad romaní es mutuamente beneficioso.

Sostenibilidad

La sostenibilidad del programa “Romano Barardo” depende de la financiación obtenida de tres fuentes distintas: el Estado, el sector privado y las ONG, y los ingresos por la venta de las frutas y hortalizas.

Financiación pública: en enero de 2012, el Gobierno eslovaco adoptó la Estrategia Nacional de Integración de los Romaníes, de conformidad con sus obligaciones como miembro de la UE. La Estrategia se centra en cuatro esferas principales: educación, empleo, asistencia sanitaria y vivienda. Según el Gobierno, los objetivos de la Estrategia son: poner fin a la segregación de las comunidades romaníes; facilitar una mejora significativa de la inclusión social de las comunidades romaníes; propiciar la no discriminación y modificar la actitud de la mayoría de la población hacia la minoría romaní. El programa “Romano Barardo” se ejecuta en colaboración con centros comunitarios municipales, parroquias y ecocentros. El Gobierno ha asumido un compromiso a largo plazo para apoyar proyectos de centros comunitarios y el programa “Romano Barardo” es uno de ellos.

Financiación del sector privado y de las ONG: el programa recibe el apoyo de las siguientes fundaciones: Ekopolis Foundation, Open Society Foundation, Carphatian Foundation, Orange Foundation y Hermes Osterreich Foundation.

Ingresos por la venta de frutas y hortalizas: como se ha mencionado anteriormente, se vende una parte de la producción de frutas y hortalizas. Estos ingresos permiten costear algunos gastos de la Asociación Svatobor y reinvertir en herramientas, semillas, etc.

Con el tiempo, la Asociación Svatobor ha establecido alianzas sólidas con organizaciones locales, nacional e internacionales. Además, los objetivos del programa “Romano Barardo” contribuyen a la Estrategia Nacional de Integración de los Romaníes, respaldada por el Gobierno eslovaco, lo que garantiza la sostenibilidad del programa. Por último, la Asociación siempre puede contar con los ingresos obtenidos por los educandos y los profesores con la venta de la fruta y las hortalizas que cultivan.

Fuentes

  • Comisión Europea, 2015, Country Report: Slovakia. [PDF: 936,27 KB][Fecha de acceso: julio de 2015].
  • OCDE, 2014, Panorama de la Educación 2014. [PDF: 19,22 MB].
  • Banco Mundial, 2012, Diagnostics and Policy Advice on the Integration of Roma in the Slovak Republic.

Datos de contacto

Dr. Štefan Straka
Representante legal de la Asociación Svatobor
Časť Grodzin č. 60
094 31 Ďurďoš, Eslovaquia

www.svatobor.estranky.sk

Última actualización: 7 de septiembre de 2015

For citation please use

U. Hanemann (Ed.).. Last update: 15 Marzo 2018. Romano Barardo (horticultores romaníes), Eslovaquia. UNESCO Institute for Lifelong Learning. (Accessed on: 27 November 2021, 04:04 CET)

PDF in Arabic

Related Documents